•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El expresidente de El Salvador Mauricio Funes (2009-2014), asilado en Nicaragua, se desvinculó este miércoles de unas empresas intervenidas por la Fiscalía por supuestamente recibir dinero público malversado durante su administración.

Se trata de al menos de tres empresas a nombre del exfuncionario y amigo de Funes, Miguel Menéndez, acusado por el Ministerio Público de operar la red que supuestamente le permitió al expresidente desviar y lavar más de 351 millones de dólares del presupuesto de la Presidencia.

"Las propiedades de las sociedades de Miguel Menéndez a las que se les está aplicando la extinción de dominio no son mías y no están relacionadas conmigo. No tengo nada que ver con ellas. Por tanto, no son propiedades con las que tenga algún vínculo", publicó Funes en sus redes sociales.

Una de las fiscales del caso dijo a periodistas que estas empresas "han recibido inyección de capital de fondos ilícitos" por más de 5 millones de dólares cada una con el fin de "darles apariencia de legalidad".

La Fiscalía intervino este miércoles 61 inmuebles supuestamente comprados por familiares y "empleados de confianza" de Funes con los fondos cuestionados.

Entre los bienes intervenidos se encuentran "locales comerciales, una hacienda, viviendas y una casa en Chile", valorados en aproximadamente 23.8 millones de dólares.

"Todos los bienes incautados pasan provisionalmente a propiedad del Estado, por medio de la aplicación de la Ley de Extinción de Dominio, bajo la administración del Consejo Nacional de Administración de Bienes (Conab)", explicó la Fiscalía en un comunicado.

La Corte Suprema de Justicia salvadoreña avaló el pasado 21 de marzo que se solicite al Gobierno de Nicaragua la extradición de Funes para que enfrente la causa penal por este caso.

Mauricio Funes, expresidente salvadoreño. ARCHIVO/END.

Funes llegó al poder en 2009 con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), partido cercano al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en el poder en Nicaragua.

El expresidente acusó a los jueces del Supremo de violar su derecho a la defensa al avalar que se solicite su extradición sin escuchar sus "argumentos".

El ex jefe de Estado también es procesado en otros tribunales por el supuesto pago de sobornos al ex fiscal general Luis Martínez para evitar investigaciones, malversar fondos de la construcción de una represa, revelar un documento secreto del Gobierno de Estados Unidos y evasión de impuestos.