•   Pekín, China  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno chino expresó hoy su deseo de "profundizar" sus relaciones bilaterales con El Salvador coincidiendo con el día de la inauguración de la primera embajada del país centroamericano en Pekín.

"El futuro demostrará que el establecimiento de lazos diplomáticos está en línea con el curso de los tiempos y el interés a largo plazo de nuestros pueblos, y que continuará trayendo beneficios a ambos países", aseguró en rueda de prensa el portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores Geng Shuang.

La apertura de la sede diplomática, a la que acudió el viceministro chino de Exteriores, Qin Gang, supone "una oportunidad" para la cooperación entre los dos países, agregó el portavoz.

El Gobierno salvadoreño decidió romper sus relaciones diplomáticas con Taiwán y establecerlas con China el pasado agosto, uniéndose así a la posición adoptada por otros países caribeños como República Dominicana, Panamá o Santo Tomé y Príncipe.

Desde entonces, ambas partes han firmado un total de 13 acuerdos de cooperación en el marco de la iniciativa de la Franja y la Ruta -también conocida como las Nuevas Rutas de la Seda-, un ambicioso proyecto global de inversiones promovido por el presidente chino, Xi Jinping, desde 2013.

El Salvador es uno de los firmantes del "memorando de entendimiento bilateral" -máxima fórmula de adhesión posible a la iniciativa- con China, al igual que otros países latinoamericanos como Uruguay, Chile, Ecuador, Bolivia, Perú, Venezuela, Cuba y Panamá.

En este sentido, la apertura de lazos diplomáticos se ha traducido en un incremento del 82% en las exportaciones salvadoreñas a China, que el año pasado importó 210,000 toneladas de azúcar del país centroamericano, señaló Geng Shuang.

Asimismo, hoy por hoy estudian en el gigante asiático 34 estudiantes salvadoreños, además de otros 35 que lo harán a lo largo de este año becados por el Gobierno chino.

"Nos gustaría trabajar con El Salvador sobre la base del respeto y el beneficio mutuo, mejorando nuestra cooperación para un crecimiento estable y sostenido de nuestras relaciones bilaterales", sentenció Geng.

La decisión de abandonar a Taiwán, un gran benefactor en áreas de tecnología, salud, agricultura y educación, provocó duras críticas de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), el principal partido opositor de El Salvador.

Un movimiento que también suscitó la animadversión de Estados Unidos, que llamó a consultas a su embajadora en El Salvador, Jean Manes, y mostró su preocupación por el avance de la influencia china en Latinoamérica.