•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, destacó este jueves en su primer informe anual de labores ante el Congreso, que con una reforma fiscal el país evitó una crisis económica y subrayó el desempleo como el principal problema de la nación centroamericana.

"Estuvimos al borde de la quiebra, pero Costa Rica fue capaz de tomar una decisión valiente, un cambio difícil pero necesario", afirmó el presidente en un discurso que se extendió por cerca de dos horas. En diciembre pasado, el Congreso aprobó una reforma tributaria que se está implementando paulatinamente en 2019 y que según el Banco Central reduciría el déficit en 3,7 puntos del producto interno bruto (PIB) al año 2022, con un impacto mayor en los años siguientes.

El déficit fiscal de Costa Rica fue del 6 % del PIB en 2018. Con la reforma, la deuda alcanzaría su punto máximo hacia el año 2023 en alrededor del 65 % del PIB para comenzar a decrecer a partir de 2024, de acuerdo con las proyecciones del Banco Central. Alvarado agradeció a los diputados y a otros actores por el apoyo que le dieron a la reforma fiscal, la cual fue aprobada en medio de una extensa huelga de sindicatos que se oponían a la iniciativa porque consideran que empobrecerá a la mayoría de la población.

"En otros países del mundo, no atender los problemas fiscales, o hacerlo de manera radical, derivó en cierre de ministerios, despidos, reducción de la inversión social o pérdida de los ingresos reales de las personas. En Costa Rica eso no ocurrió. Y eso dice mucho", expresó el mandatario. La reforma tributaria tiene como punto principal la conversión del impuesto de ventas del 13 % en uno de valor agregado (IVA) de la misma tasa, que grava más productos y servicios.

El plan también incluye cambios en el impuesto sobre la renta, una regla fiscal y otras medidas para contener el gasto como la reducción de pluses salariales en el sector público El mandatario sostuvo que si no se aprobaba la reforma, la crisis económica hubiera "afectado a todas las personas, principalmente a las más pobres" y que sus impactos en la devaluación, la inflación, el desempleo o la inversión en programas sociales "habrían sido una tragedia y un retroceso histórico". Superado el trámite de la polémica iniciativa fiscal, Alvarado señaló que el desempleo, que en diciembre pasado se situó en el 12 %, es "el principal problema que afrontamos" y aseguró que esto debe ser "motivo de dolor y de acción".

El presidente reconoció que el Gobierno debe trabajar en reactivar la economía y "hacer cambios en varios frentes" para disminuir el desempleo, entre estos una mejora de la educación, la capacitación y la inclusión social; el impulso productivo; una mejora en el acceso al crédito y la eficiencia de las instituciones públicas. Alvarado señaló diversos logros en materia de infraestructura, educación, seguridad e inversión pública, y destacó que en el Plan Nacional de Desarrollo y de Inversión Pública se han comprometido el equivalente al 8 % del PIB para el periodo 2019-2022.

En cuanto a infraestructura dijo que están en curso 17 obras "impostergables", principalmente en carreteras y aeropuertos, pero además en centros educativos y un tren eléctrico. En materia de Seguridad, el presidente destacó la reducción de los homicidios de una tasa de 12,1 por cada 100.000 habitantes en 2017 a una de 11,7 en 2018, y que en 2019 se ha mantenido una tendencia a la baja.

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado Además, celebró los esfuerzos de combate al narcotráfico que permitieron el decomiso de más de 30 toneladas de cocaína e hizo un llamado al Congreso a que apruebe una Ley de Extinción de Dominio para decomisar bienes al crimen organizado de manera expedita. Alvarado también hizo referencia al Plan Nacional de Descarbonización, que lanzó en febrero pasado y que pretende abolir el uso de combustibles fósiles para el año 2050.

"Es un plan realista, con objetivos específicos para prescindir de los combustibles contaminantes, revertir el crecimiento de emisiones de gases de efecto invernadero, así como para dinamizar la economía bajo una visión verde y seguir creciendo como país", apuntó. Alvarado indicó que una de sus principales preocupaciones es la polarización social que ha experimentado el país recientemente tras las elecciones presidenciales y el trámite de la reforma fiscal, por lo que próximamente se lanzará el Consejo Consultivo Económico y Social. "No han sido 12 meses fáciles. Y no podía ser de otra forma. Pero Costa Rica demostró que es capaz, y el Gobierno que es responsable y determinado. La tarea por delante sigue siendo extensa y no será fácil", apuntó.