• Tegucigalpa, Honduras |
  • |
  • |
  • EFE

Honduras registra unos 25 asesinatos múltiples (matanzas con más de tres víctimas cada una) dentro de las 1.200 muertes violentas ocurridas este año, informaron este domingo fuentes oficiales.

Según cifras de las autoridades, las matanzas en el país sumaron 25, para acumular alrededor de 82 homicidios sólo en esa modalidad.

En el período estudiado el mes más violento fue enero, con diez matanzas que dejaron 36 muertos, y el menos sangriento hasta ahora es mayo con tres asesinatos múltiples y nueve víctimas.

El país registró el año pasado, según cifras oficiales, 3.682 homicidios. Archivo/END

Los asesinatos múltiples se han perpetrado en los departamentos de Cortés, Yoro (norte), Atlántida (caribe), Copán, Intibucá y Lempira (occidente), Olancho (oriente) y Francisco Morazán, donde se localiza Tegucigalpa.

La última matanza ocurrió el sábado en el sector de San Pedro Sula, departamento norteño de Cortés, donde tres personas, entre ellas dos expolicías, fueron asesinadas a tiros por desconocidos.

Las víctimas fueron atacadas por hombres armados que los interceptaron cuando los fallecidos iban a bajarse del automóvil en el que viajaban.

Los fallecidos fueron identificados como Wilfredo Salazar, un policía suspendido por un proceso penal pendiente; Erin Amed Robles, un agente dado de baja en agosto de 2016; y Jonathán Hernández, según el informe policial.

En el período estudiado el mes más violento fue enero. Archivo/END

Los cuerpos de seguridad del Estado y el Ministerio Público investigan el móvil de las matanzas ocurridas en el país y, según las primeras pesquisas, muchas ocurren por la disputa de territorio para la distribución y venta de drogas entre pandillas o bandas criminales.

En los últimos años el Gobierno hondureño ha puesto en marcha varias medidas para bajar la violencia, que incluyen la creación de nuevas fuerzas de seguridad.

El país registró el año pasado, según cifras oficiales, 3.682 homicidios, una tasa de 41,27 por cada 100.000 habitantes.

La violencia causada por el crimen organizado y el narcotráfico es uno de los principales problemas de Honduras, uno de los países utilizados para el paso de la droga que llega de Suramérica con destino a Estados Unidos.