•   Ciudad de Panamá, Panamá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Panamá ofrecerá y exigirá respeto en su política internacional “a todos los países”, retomará su rol de “amable componedor” y se abstendrá “de estar tomando posiciones o bandos”, afirmó Laurentino Cortizo a Efe, en una entrevista divulgada el pasado 14 de abril.

En el caso de Nicaragua, Cortizo resaltó que va a “fortalecer” el proceso de integración centroamericano “que nos interesa muchísimo” y, en ese contexto, buscará el diálogo con el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, cuyo país también está inmerso en una grave crisis de gobernabilidad.

“Negocia, dialoga” es el mensaje central que Cortizo le quiere trasmitir a Ortega “sin ninguna duda”.

En Venezuela y Nicaragua “hay que buscar una salida honrosa, que no perjudique al país, con el menor costo posible y vamos a tomar una posición diplomática sincera, de frente”, con dos países “a los que uno le tiene mucho cariño”.

Este lunes, tras conocerse su victoria electoral, en un video divulgado ampliamente en las redes sociales, se hace la consulta sobre su posición sobre la crisis en Nicaragua, a lo que responde que apoyará la democratización del país y recalca su lazo con el país donde se bachilleró, específicamente en el colegio La Salle de Diriamba, donde estuvo internado entre 1969 y 1970.

En abril, advirtió que, en el caso de la crisis venezolana, someterá “a revisión” las actuaciones de Panamá al interior del Grupo de Lima, incluyendo el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino tras proclamarse como tal en enero pasado, y que va “a hablar cara a cara con cada uno de los autores” en esa situación “de derramamiento de sangre que ningún venezolano se merece” y que a él le “duele”.

Laurentino “Nito” Cortizo, presidente electo de Panamá. EFE/END

“Conocí el sistema cuando estaban los Adecos y el Copei (antiguos partidos gobernantes venezolanos) y mucho de lo que se ha dado es producto de situaciones que se dieron en esa época, en nombre de la democracia hubo abusos”, señaló.

Exministro y exdiputado

Laurentino “Nito” Cortizo, un exministro, agroganadero y experto en comercio internacional, que ofreció mano dura contra la corrupción y revivir la economía, se impuso por estrecho margen este domingo en los comicios generales de Panamá y es el virtual presidente electo para el período 2019-2024.

“La victoria es nuestra ... ¡Gracias a Dios hoy Panamá decidió su futuro, hoy ganó Panamá! (...) convoco a todos los panameños a unirnos para rescatar el país (...) y construir puentes que nos lleven hacia adelante”, dijo Cortizo, de 66 años, quien obtenía el 33.09% de los votos con un escrutinio del 92.8%, un resultado irreversible con el cual fue declarado virtual ganador por el Tribunal Electoral de Panamá.

Esta victoria la obtuvo Cortizo al aventajar por solo 38,022 votos al también candidato presidencial opositor Rómulo Roux, del partido Cambio Democrático (liberal), quien no reconoció el anuncio del Tribunal Electoral en base a la transmisión extraoficial de resultados y dijo a Efe que esperará “las actas físicas, y en base a eso nosotros vamos a cumplir y a obedecer lo que digan las actas”.

Laurentino Cortizo se dirige a sus simpatizantes tras conocer el resultado de las elecciones de este domingo. EFE/END

La victoria de este exministro de Agricultura ha hecho regresar al Poder Ejecutivo al histórico Partido Revolucionario Democrático (PRD-socialdemócrata), tras diez años en la oposición y con presencia en el Parlamento unicameral, que dominó con 26 de los 71 escaños durante el quinquenio que culminará el próximo 30 de junio con Juan Carlos Varela como presidente.

“Vamos a hacer sin robar”, afirmó este político el pasado 1 de mayo, cuando cerró una campaña en la que recordó constantemente que no pertenece a la cúpula de su partido, en un intento por desvincularse del desprestigio que rodea ahora a las formaciones políticas tradicionales, debido a los escándalos en torno a la opacidad en el manejo presupuestario del Parlamento.

Laurentino Cortizo ganó una reñida elección en Panamá, el domingo pasado, aunque en las encuestas siempre fue el favorito. EFE/END

Cortizo, exdiplomático en Washington (OEA, década de 1980), exdiputado (1994-2004) y exministro de Desarrollo Agropecuario (2004-2006), prometió un gobierno con criterio propio para acabar con “una década de corrupción, de incapacidad y de mentiras”, en alusión a las administraciones de Juan Carlos Varela (2014-2019) y Ricardo Martinelli (2009-2014).

Nacido el 30 de enero de 1963, hijo del transportista español Laurentino Cortizo y de la maestra y empresaria de la construcción, la panameña descendiente griega, Esther Cohen, está casado desde hace más de tres décadas con la puertorriqueña Yazmín Colón.

Tiene dos hijos, Carolina Esther y Jorge Andrés, ambos con doble nacionalidad, como su esposa, estadounidense y panameña; además dos nietos, Amanda Victoria y Juan Antonio.

Con una maestría en Administración de Empresas y estudio en Negociaciones Comerciales Internacionales por la Universidad de Texas en Austin (EE. UU.), el plan de compromisos de gobierno de Cortizo, por no llamarles promesas, tiene 125 puntos.

Cortizo, que inició sus estudios secundarios en el colegio Javier (jesuita) en Panamá y los concluyó en La Salle de Nicaragua, en Diriamba, ha dicho que impulsará una reforma constitucional aprobada por dos legislaturas y sometida a referendo, una de las vías que establece la ley vigente para dicho cambio.

Se incorporó a la delegación de Panamá ante la Organización de Estados Americanos (OEA), hasta que en 1985 regresa a Panamá y se hace cargo de la gerencia de la empresa de materiales de construcción Panablock y de la Hacienda Hermacor, de la familia, y desde 1994 empieza su activismo político con el PRD.

Laurentino Cortizo ganó una reñida elección en Panamá, el domingo pasado, aunque en las encuestas siempre fue el favorito. EFE/END

Diputado en dos períodos consecutivos, 1994-1999 y 1999-2004, por un circuito electoral de la provincia atlántica de Colón, fue presidente de la Asamblea Nacional de 2000 a 2001, y ministro de 2004 a 2006 con el gobierno de su copartidario Martín Torrijos.

Al cargo de ministro renunció porque consideró que “Panamá no debía aceptar el relajamiento de sus normas sanitarias que impusieron en las negociaciones del TLC los Estados Unidos”, afirma en su página web personal.

Anticipó que dejará en manos de la justicia una eventual investigación de la gestión del presidente Juan Carlos Varela (2014-2019) “porque tiene esa competencia, yo no voy a estar persiguiendo ni utilizando el Consejo de Seguridad para armar ningún caso”.