• San Salvador, El Salvador |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE

Familiares de las víctimas y sobrevivientes de una matanza de río Sumpul perpetrada en 1980 en El Salvador por miembros del Ejército denunciaron este martes la impunidad en el caso por el "desinterés" del sistema judicial y exigieron justicia.

A través de un comunicado, las víctimas señalaron que el sistema judicial del país centroamericano "ha impedido la comparecencia ante los tribunales de los militares implicados en la masacre", en la que murieron unas 300 personas, según el Informe de la Comisión de la Verdad de la ONU. Aunque los sobrevivientes cifran en más de 600 el número de muertos.

Además, indicaron que el Estado es "ambiguo" porque por un lado "reconoce el hecho", pero "no hace esfuerzos serios para investigar sobre el operativo realizado por la Fuerza Armada y se desliga de toda responsabilidad al decir que, según el Ejército, que no existen archivos del operativo".

"El Estado salvadoreño, en lugar de buscar reparación, justicia y verdad de las masacres cometidas durante la guerra, encubre abiertamente a los criminales", añadieron las víctimas que exigieron justicia y reparación.

En mayo de 1980, en plena guerra civil (1980-1992) cientos de campesinos murieron a manos del Ejército, que implementó una estrategia de "tierra arrasada" y los relacionó como supuestos colaboradores de la entonces guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ahora en el poder.

Una de esas masacres fue la del río Sumpul, en la que al menos 300 personas que intentaban llegar a Honduras murieron por heridas de bala o ahogadas cuando huían de la violencia desatada por militares y agentes de las extintas Guardia Nacional y Organización Democrática Nacionalista (ORDEN, cuerpo paramilitar).

De acuerdo con la Comisión de la Verdad, las personas fueron asesinados en la ribera del río Sumpul, que sirve de límite entre El Salvador y Honduras, por miembros del Ejército de este país, en complicidad con el hondureño, que impidió el paso de los pobladores que intentaban resguardarse en el territorio vecino.