• Nicaragua |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, sufrió una fractura en el hueso cúbito este martes, cuando jugaba un partido de fútbol en la brigada Militar Mariscal Zavala, por lo que tendrá inmovilizada la mano derecha.

Morales sostuvo una reunión con los comandantes de las diferente militares del Ejército después de la cual se llevó a cabo una "actividad deportiva, que fue un partido de fútbol", detalló a Acan-Efe el secretario de Comunicación Social de la Presidencia, Alfredo Brito.

Jimmy Morales, presidente de Guatemala. Archivo/ENDEl presidente "cayó" mientras se desarrollaba el partido en el que el mandatario jugaba de delantero, momento en el que "sufrió una lesión en la mano derecha, lo que ameritó la colocación de un inmovilizador", relató el secretario.

Un coronel del Centro Médico Militar (a 4,8 kilómetros de la brigada Mariscal Zavala), donde fue atendido el titular del Ejecutivo, mencionó en un audio compartido por la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia que "se va a hacer un procedimiento con el objeto de inmovilizar dicha lesión".

La inmovilización del cúbito del presidente "no interfiere con sus actividades", dijo el coronel, pues el objetivo es "que tenga una cicatrización adecuada y pronta".

Sin embargo, el secretario Brito no respondió cuánto durará la recuperación total del mandatario, que vive su último año de Gobierno cuando el próximo 14 de enero entregue la banda presidencial a su sucesor.

La administración de Morales ha estado marcada por su férrea oposición a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), a la que no renovó el mandato en septiembre pasado, por lo que perderá vigencia el próximo 3 de septiembre, tras más de 11 años de trabajo contra la corrupción y los aparatos clandestinos de seguridad.

Jimmy Morales, presidente de Guatemala. Archivo/ENDMorales también fue objeto de una serie de antejuicios (procesos de desafuero) que solicitó el Ministerio Público (Fiscalía) en conjunto con la CICIG, que lo señalaban de haber incurrido en delitos de financiación electoral ilícita durante la campaña electoral que lo llevó al poder en 2015.

Además, el dúo judicial consiguió procesar a su hijo y hermano, José Manuel Morales Marroquín y Samuel Morales Cabrera, por una trama de fraude y lavado de dinero en el Registro General de la Propiedad, cuya causa aún continúa en juicio.

Sin embargo, Morales consiguió librar la justicia acuerpado por el Congreso, que descartó los antejuicios, y también afianzó su solidez política con diversas alianzas en los organismos del Estado.