•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Departamento de Estado de Estados Unidos sostuvo que en El Salvador, Honduras y Guatemala existe una corrupción endémica y sistémica, y reveló una lista de funcionarios vinculados con actos ilegales en esos países a quienes aplicará una serie de leyes, incluida la Magnitsky.

“La corrupción en el Triángulo Norte de Centroamérica, El Salvador, Guatemala y Honduras, es endémica y sistémica, y es uno de los principales retos que enfrentan estos países”, indicó el Departamento de Estado en un informe que ha sido desclasificado.

El Departamento de Estado considera que no hay credibilidad en las instituciones del Triángulo Norte y se pierden las esperanzas de un futuro próspero para estos países, por lo que los ciudadanos deciden emigrar. Archivo/END.

A causa de la corrupción, añadió el informe, no hay credibilidad en las instituciones del Triángulo Norte y se pierden las esperanzas de un futuro próspero para estos países. La alerta de Estados Unidos toma fuerza por el tema de los migrantes que producen los países del Triángulo Norte.

“La corrupción y la impunidad contribuyen a la inmigración ilegal a los Estados Unidos, debido a un bajo crecimiento económico y desarrollo (en el Triángulo Norte), por un débil estado de derecho y al facilitar el crimen organizado transnacional”, precisó el informe.

Causas

Luego, hace un pequeño análisis de la situación en cada país del Triángulo Norte, que en  Centroamérica representan los principales emisores de inmigrantes a Estados Unidos. En el caso de El Salvador, el Departamento de Estado reconoce que han sido acusados por corrupción tres exmandatarios (Francisco Flores, Elías Antonio Saca y Mauricio Funes) y un exfiscal, pero pese al compromiso adquirido por el presidente electo, Nayib Bukele (quien asumirá el gobierno el primero de junio), todavía hay grandes retos, como un alto grado de impunidad, falta de respaldo a la unidad anticorrupción del Fiscal General, y un parlamento que no fortalece las leyes anticorrupción.

Para Guatemala, el Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que tras los esfuerzos de la Cicig, que atacó la corrupción del expresidente Otto Pérez Molina, ha habido un retroceso, porque el actual gobierno no renovó el período de trabajo a esa dependencia.

El expresidente salvadoreño Mauricio Funes, asilado en Nicaragua, se encuentra en la lista de personas vinculadas a la corrupción. Archivo/END

Añadió que el gobierno guatemalteco ataca la independencia del Poder Judicial, debilita los esfuerzos contra la corrupción y no recibe equipos donados por Estados Unidos. También ha propuesto reformar una Ley Nacional de Reconciliación y trata de garantizar una amnistía a personas acusadas de corrupción y crímenes de guerra, además de promover leyes que afectarían a las ONG, la libertad de expresión y asociación.

En tanto, para Honduras se reconocieron avances gracias a la presencia de una misión de la  OEA, para combatir la corrupción e impunidad, pero persiste un alto grado de impunidad. Además, el Parlamento hondureño es señalado de tratar de debilitar las facultades de la misión de la OEA y de la Unidad Anticorrupción.

Las medidas

Ante ese escenario, el Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro explicaron que trabajan en conjunto para investigar e imponer sanciones según la Orden  Ejecutiva 13818, que es la Ley Global  Magnitsky, que se aplica a funcionarios vinculados en casos de corrupción.

El Departamento de Estado precisó que desde de que el presidente de Estados Unidos aprobó la Orden Ejecutiva 13818, se ha aplicado en 101 ocasiones. Por otro lado, entre enero y abril de este año el Departamento de Estado dijo que ha revocado la visa de ingreso a Estados Unidos a 85 personas de El Salvador,  Honduras y Guatemala, s ospechosas de participar en actos de corrupción.

Personas vinculadas a la corrupción

El informe del Departamento de Estado termina con una lista de funcionarios o exfuncionarios del Triángulo Norte de Centroamérica vinculados a actos de corrupción. Por El Salvador mencionan a los expresidentes Mauricio Funes (por enriquecimiento ilícito por 419 millones de dólares) y Elías  Antonio Saca (lavado de dinero); el exsecretario de la Juventud, César Funes (lavado de dinero); o José Luis Merino, viceministro de inversiones extranjeras, entre otros.

Otto Pérez Molina dimitió de la presidencia de Guatemala en 2015, señalado de corrupción. Archivo/END

Por Guatemala se cita al expresidente Otto Pérez Molina (corrupción); el excongresista Manuel Baldizón (lavado de dinero); el exalcalde José Barrientos (lavado de dinero), o el excongresista Jaime Martínez (asociación ilícita y tráfico de influencia). La lista es bastante extensa para esta nación.

En tanto, para Honduras mencionan al expresidente Rafael Callejas (vinculado en corrupción en el caso FifaGate); el expresidente de la Corte Suprema de Justicia, Jorge Rivera (abuso de autoridad); y Yani y Yyanke Rosenthal, exministros sentenciados por tráfico de influencia, lavado de dinero y otros delitos.