•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica presentó este lunes el VI Informe del Convenio de Biodiversidad Biológica (2017-2018) que reveló mejoras en materia de cobertura de bosques y nota roja tras el deterioro de ecosistemas marinos.

El Ministerio de Ambiente y Energía costarricense, y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentaron los resultados que indican una recuperación en bosques secos y en la cantidad de área protegida marina, mientras que el mantenimiento de bosques de montano y páramo permanece estable.

Sin embargo, Costa Rica registró pérdida de manglar, arrecifes, playas arenosas, lagunas, pantanos, pastos marinos y del bosque húmedo tropical.

Patos en los manglares del bosque húmedo, en el parque Nacional Carara, en el pacífico central de Costa Rica. EFE/END

Además de especies como anfibios, aves, mamíferos, peces cartilaginosos y celenterados (en particular corales).

"Costa Rica ha invertido más en la solución de lo terrestre que lo marino y hasta muy recientemente hemos venido empezando a entender cómo abordar la tarea marina y empezamos a trabajar con la gobernanza de los mares", expresó a Acan-Efe el ministro de Ambiente y Energía, Carlos Manuel Rodríguez.

El ministro añadió que en un largo plazo -entre unos 20 o 30 años- Costa Rica podrá revertir las tendencias negativas, aunque también debe empezar por trabajar en el "gran vacío institucional" sobre quiénes son los responsables y cuáles son las tareas para el manejo del área marina.

Lagartija de montaña. EFE/END

"Vamos hacia una tendencia positiva no hay la menor duda, porque hemos ido creando soluciones de largo plazo lo que pasa es que cambiar el rumbo a una tendencia tan marcada en el modelo de desarrollo es difícil. Estoy seguro que en 20-30 años revertiremos las tendencias negativas en lo marino como lo hemos hecho en lo terrestre", afirmó Rodríguez.

Datos oficiales indican que el área de Costa Rica cuenta con un 92% de océanos, por lo cual el ministro hizo un llamado a cambiar la "silueta del país" y dar el "gran paso" para la proteger los suelos oceánicos, ya que actualmente solo se protege un 2,75% de estos.

Entre los principales hallazgos del informe se destaca que Costa Rica en un 27,41% del espacio nacional conserva el 74% de sus áreas clave para la biodiversidad y son el hábitat de más de 120,000 especies conocidas en el país, lo que representa cerca del 6,5% de la biodiversidad mundial.

Oso perezoso del bosque húmedo, en el parque Nacional Carara. EFE/END

El país aumentó a un 26,51% la superficie terrestre protegida y a 2,75% su superficie marina con la creación de dos nuevas áreas marinas protegidas en 2017 y 2018, mientras que persiste el desafío de restaurar 1 millón de hectáreas de ecosistemas terrestres para el 2020.

Rodríguez señaló que el tema ambiental corresponde a todos, desde el sector transporte, salud, residuos, alimentos hasta las comunidades y a cada persona.

Las autoridades también manifestaron la necesidad de trabajar el sector agrícola y ambiental de manera integral para un uso sostenible de la biodiversidad y los recursos naturales, por medio de desarrollo de instrumentos e impacto de políticas públicas.

Un agutí en el bosque húmedo. EFE/END

En el marco del evento fue lanzado el Sistema de Trazabilidad de Madera que busca presentar de manera más ágil las solicitudes y brindar mejores seguimientos al producto, además de la herramienta de intercambio de información de biodiversidad BioCostaRica que pretende comunicar los esfuerzos en esta materia.

La realización del informe contó con la participaron de 184 personas, de las cuales 51% fueron mujeres de instituciones gubernamentales, sector académico, sociedad civil y también se involucraron 46 líderes (20 mujeres y 26 hombres), además se contó con la representación de 18 territorios y 6 pueblos indígenas, por primera vez.