• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • EFE

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) expresó este martes su apoyo a una emisión de deuda externa que estudia la Asamblea Legislativa y que tiene como fin acceder a financiación en mejores condiciones.

El BCCR indicó que "la colocación de bonos de deuda externa por un monto de 1,500 millones de dólares en 2019 y otro tanto en 2020, resultaría en una menor carga de intereses, menor deuda total del Gobierno, mayor crédito al sector privado y un mayor crecimiento económico".

Según el Banco, la carga de intereses se reduciría en 0.7 puntos porcentuales (p.p.) del PIB, la deuda bajaría 1.4 p.p. del PIB, el crédito al sector privado se podría incrementar en 0.7 p.p. y el crecimiento económico sería 1 punto porcentual mayor, en comparación con un escenario en el que el Congreso no aprueba la emisión.

Los diputados estudian una propuesta de ley del Gobierno para emitir bonos por 6,000 millones de dólares en un periodo de 4 años (2019-2023), aunque un sector del Congreso apoya un monto menor que sería de 3,000 millones de dólares.

El Gobierno asegura que la emisión le permitirá acceder a financiamiento en mercados internacionales en mejores condiciones de tasas y plazos que las que ofrece el mercado local.

"La autorización legislativa para emitir bonos de deuda externa permitiría al Gobierno financiarse en condiciones más favorables y reducir presiones sobre los mercados y las tasas de interés internas", aseguró el Banco Central.

La entidad añadió que con estos recursos también se mejoraría la gestión de la deuda del Gobierno, se reducirían las tasas de interés en el mercado interno, lo que reforzaría la confianza de los agentes económicos y ayudaría a reactivar la economía.

ARCHIVO/END.

Como parte de la estrategia de gestión de deuda, Costa Rica firmó el pasado viernes un crédito por 500 millones de dólares con la Corporación Andina de Fomento (CAF), que según el Gobierno tiene mejores condiciones que las del mercado local.

En diciembre pasado el Congreso de Costa Rica aprobó una reforma tributaria impulsada por el Gobierno con el fin de paliar el déficit fiscal (6% del PIB en 2018) y aminorar el crecimiento de la deuda (53.7% del PIB en 2018).

Según el Banco Central, la reforma tributaria reducirá el déficit en 3.7 puntos del PIB al año 2022, y su impacto sería mayor en los años siguientes, mientras que la deuda alcanzaría su punto máximo hacia el año 2023 en alrededor del 65 por ciento del PIB para comenzar a decrecer a partir del 2024.