•   Honduras  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Documentos de una Corte Federal estadounidense revelaron este jueves que la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA), por sus siglas en inglés, investiga al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, a familiares y a sus asesores más cercanos.

Los documentos detallan que la DEA lleva aproximadamente desde 2013 investigando a Hernández, su hermana Hilda, al ministro de Seguridad Julián Pacheco, al secretario de la presidencia, Ebal Díaz, y a otras cinco personas por “tráfico de drogas a larga escala y actividades de lavado de dinero relativo a la importación de cocaína a EE. UU.”.

En noviembre del año pasado, la DEA detuvo en Miami a Juan Antonio “Tony” Hernández, otro hermano del presidente, acusado por delitos de narcotráfico, específicamente de cocaína, y uso y posesión de armas.

El ex jefe del cartel los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga, declaró en marzo de 2017 en una Corte de Nueva York haber sobornado a Juan Antonio Hernández cuando era diputado, a cambio de cooperación.

El cartel de los Cachiros traficó toneladas de cocaína a Estados Unidos antes de ser desmantelado por la DEA, la agencia antidroga estadounidense.

Piden nombres de cuentas

Los documentos de la Fiscalía fueron presentados en el distrito sur de Nueva York como parte de las mociones antes del juicio de “Tony”. Específicamente, uno de ellos fechado en julio de 2015, pide a compañías como Apple, Google, Microsoft, Yahoo y AOL el nombre o usuario de varias cuentas.

No se detallan cargos contra los mencionados en los documentos.

Juan Orlando Hernández. Archivo/END

Juan Orlando Hernández es presidente de Honduras desde 2014. Consiguió la reelección en 2018, gracias en principio a que la Corte Suprema de Justicia dio el sí a sus aspiraciones, pero expertos consideraron que la reelección era una violación constitucional y el fallo de la justicia fue una extralimitación de sus funciones.

Cuando fue detenido su hermano, Hernández aseguró que: “Nadie está por encima de la ley (...). Esa es mi condición de presidente, pero también es un hermano (...). No puedo desconocer que es un golpe fuerte para la familia”.

En marzo, el presidente hondureño denunció ante el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que “las estructuras criminales se han transformado para ser también factores políticos”.