•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El paro de maestros y médicos del sector público de Honduras, que cumple este domingo 4 días, continuará sin cambios y los dirigentes de la protesta ratificaron que solo se reunirán con el Gobierno si primero son derogadas dos leyes que consideran lesivas para ellos y el pueblo hondureño.

Esas son las resoluciones tomadas hoy por los dirigentes de los maestros y el Colegio Médico de Honduras, tras marchar sin incidentes en Tegucigalpa, después de 3 días de manifestaciones violentas en muchas ciudades.

Cientos de manifestantes se reunieron frente al hospital escuela para marchar por el Bulevar Suyapa, al oriente de la capital, hacia una funeraria donde eran velados los restos del padre de la presidenta del Colegio Médico, Suyapa Figueroa.

Algunos de los manifestantes iban acompañados de niños para mostrar así, según los organizadores, que entre las razones de la protesta es defender los intereses del pueblo y rechazar la supuesta privatización de la educación y la salud.

“La lucha tiene que seguir, no se puede detener”, dijo a periodistas Figueroa, a pocos minutos de enterrar a su padre que falleció el sábado.

Agregó que las iniciativas legales orientadas a la transformación de la educación y la salud son “lesivas a los intereses de la población”.

En un intento por desactivar la crisis, el Gobierno que preside Juan Orlando Hernández ha convocado en reiteradas ocasiones a los maestros y médicos a dialogar “sin condiciones”.

Sin embargo, Figueroa dijo hoy que se mantienen firmes en su posición de “no acudir” al diálogo al que les invita el Gobierno, si no son derogados definitivamente los dos decretos que son la causa de la polémica.

La Policía dispersa con gas una protesta de maestros y médicos en Honduras. EFE/END

“Hemos dejado muy clara nuestra posición, sigue firme, si no hay derogatoria, no hay diálogo”, enfatizó la presidenta del Colegio Médico de Honduras.

Médico

La protesta de los maestros y médicos mantienen paralizado desde hace más de 3 semanas las labores en escuelas y colegios públicos de las principales ciudades del país, al igual que en varios hospitales.

El paro es apoyado en las principales ciudades con movilizaciones, algunas de ellas violentas, de estudiantes de secundaria y universitarios y activistas de partidos oposición, incluido el excandidato presidencial del Partido Liberal, Luis Zelaya.

Las manifestaciones violentas han dejado entre el jueves y el sábado varios heridos, tres detenidos; vandalismo, millonarias pérdidas y una cantidad de neumáticos quemados en varias ciudades del país, algunos de ellos en el edificio de la Embajada de EE. UU. en Tegucigalpa.

La Policía hondureña indicó hoy, en un comunicado, que agentes y militares trabajan en la identificación de los sospechosos de incendiar al menos 6 contenedores de la empresa estadounidense Dole Fruit Company durante las manifestaciones violentas en el departamento de Colón, en el Caribe del país.

Los manifestantes mantenían bloqueadas el sábado varias carreteras en Colón, donde además saquearon y quemaron 6 contenedores de la empresa Dole Fruit Company.

La policía señaló que intentó dialogar con los manifestantes, muchos de ellos con el rostro cubierto, quienes les lanzaron piedras a los agentes, que respondieron con gases lacrimógenos.

En el enfrentamiento resultaron 4 personas lesionados, una al parecer por bala y tres por los gases lacrimógenos, según el informe oficial.

La Embajada de Estados Unidos ha calificado los actos de violencia contra su edificio de “inaceptables”, hecho por el que un hondureño está en detención judicial.

La legación diplomática ha reiterado su llamamiento a los hondureños a que se “abstengan de actos de violencia, resuelvan sus diferencias de forma pacífica y trabajen juntos para construir un mejor futuro para todos los ciudadanos de este país”.

Los médicos y maestros instaron el domingo a la población a sumarse este lunes a las manifestaciones en todo el país, a las que ya han confirmado su participación el Sindicato de Trabajadores del Instituto Hondureño de Seguridad Social.