• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • AFP

Miles de educadores costarricenses paralizaron labores y marcharon por la capital este jueves, en el inicio de una serie de protestas contra proyectos de ley en discusión en el Congreso que a su juicio amenazan su derecho a la huelga.

Los educadores, convocados por la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), marcharon por la principal arteria de San José con mensajes de "no a la criminalización de la protesta social".

Los manifestantes marcharon protegidos por paraguas por la lluvia que cayó la mañana del jueves.

El grupo se concentró frente a la sede del Ministerio de Hacienda para expresar también su rechazo a una reforma fiscal que entrará en vigor el 1 de julio, que incluye aumentos de impuestos y la transformación del actual impuesto de ventas en un gravamen al valor agregado, ambos de 13%, que incluye servicios actualmente excluidos.

"Estamos aquí para decirle a los diputados y al gobierno que no vamos a aceptar esa mordaza que nos quieren poner", declaró en la concentración Amelia Cedeño, presidenta de APSE.

Aludió con ello a una serie de proyectos de ley en discusión en la Asamblea Legislativa que buscan regular el derecho a huelga.

Costa Rica vivió el año pasado una jornada de protestas / Archivo Una de esas iniciativas busca prohibir las paralizaciones laborales consideradas políticas, es decir, las que buscan influir en decisiones políticas en lugar de defender beneficios para los trabajadores.

Otra iniciativa rechazada por los trabajadores incluye a la educación en los servicios públicos considerados esenciales, en los cuales es prohibido realizar huelgas.

APSE anunció que continuará la paralización laboral este viernes y los martes 11, 18 y 25 de junio, aunque sin concentración en la capital.

En julio comenzarán las vacaciones escolares de medio período, por lo cual suspenderán las protestas ese mes.