•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos 1,407 personas han sido asesinadas en lo que va del año en El Salvador, un 12,2% menos que el año pasado, según datos proporcionados este lunes por una portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC).

Entre el 1 de enero al 9 de junio del 2019 se registraron 1,407 homicidios, 196 menos que los contabilizados en el mismo período de 2018, cuando sumaban 1,603, indicó la entidad policial.

Señaló, sin explicar las razones que han desencadenado la baja, que en los primeros nueve días de junio se han registrado 75 homicidios, 22 menos que en el año anterior, cuando se contabilizaban 97, lo que supone una baja de un 22,7%.

El país ha logrado mantener esta tendencia a la baja en la cifra de asesinatos pese a un recrudecimiento de la violencia homicida por parte de los miembros de pandillas desde abril pasado.

La Policía explicó a finales de dicho mes mediante un comunicado que la Mara Salvatrucha (MS13) y las facciones Revolucionarios y Sureños del Barrio 18 realizan "recomposiciones" de sus liderazgos y "purgas internas".

El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo por las tasas de homicidios por cada 100,000 habitantes de entre 103 y 50,3 registradas entre 2015 y 2018, índices atribuidos principalmente a las pandillas MS13, Barrio 18 y otras minoritarias.

Estos grupos criminales poseen unos 60,000 miembros en todo el país, y también son acusados de cometer la mayoría de crímenes contra elementos de la seguridad.

En lo que va de 2019, al menos 21 elementos de la corporación policial han sido asesinados, a los que se suman las muertes violentas de 12 efectivos de la Fuerza Armada y un custodio penitenciario.

Las pandillas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad implementados en las últimas cuatro Administraciones.