• Tegucigalpa, Honduras |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ordenó el despliegue del Ejército con el argumento de garantizar los derechos humanos, entre ellos el de libertad de locomoción, durante las protestas que se registran en el país y que dejan al menos dos muertos y una veintena de lesionados.

”Se ha tomado la resolución de instruir el despliegue nacional de Fuerzas Armadas, Policía, Inteligencia y los órganos que dependen del Poder Ejecutivo para garantizar el derecho a la libre locomoción, libre tránsito, pero también la protección de la propiedad privada y pública, y desde luego, la protección a la integridad física de los hondureños”, indicó Hernández.

La medida fue aprobada por el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad que Hernández preside, y fue anunciada por el gobernante en una comparecencia de prensa en la Casa Presidencial, en Tegucigalpa, acompañado de los titulares del Poder Legislativo, Mauricio Oliva; del Judicial, Rolando Argueta y altos jefes militares y de seguridad.

El despliegue de las fuerzas de seguridad fue ordenado un día después de una jornada de protestas que fueron más violentas por la noche, con quemas de neumáticos en las principales ciudades del país y el saqueo y destrucción de negocios.

Carreteras bloqueadas

Los manifestantes bloquearon este jueves carreteras en importantes ciudades del norte, centro, sur, occidente y oriente del país centroamericano.

Un militar inspecciona este juueves un negocio de electrodomésticos que fue saqueado durante la noche, en Tegucigalpa (Honduras). EFE/END

La Policía Militar de Orden Público se sumó a la Policía Nacional para desalojar a los manifestantes de las vías.

Hernández instó a los hondureños a utilizar el Sistema Nacional de Emergencia 911 para denunciar a personas que han saqueado negocios, para proceder a su detención.

“Es muy claro que existe una vinculación entre actores fuera de las instituciones estatales relacionados con temas políticas, incidiendo en atacar la economía nacional y generando estos problemas”, subrayó Hernández.

Dijo además que el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad tiene “un nivel de identificación importante” de las personas que están detrás de las protestas y advirtió que “se llegará a las últimas consecuencias para que se puedan judicializar los casos”.

El gobernante anunció que en las próximas horas se reunirá con empresarios del país para “unir esfuerzos para que la economía siga su curso y el desempeño de las empresas de igual manera”.

Dijo que la reunión del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, celebrada este día, ha permitido identificar una serie de medidas legales para “visualizar algunos de estos hechos que han ocurrido, que tal vez requieren una política de Estado para poderlos focalizar con más precisión y ser más efectivos”.

Hernández mandó al Ejército de Honduras a patrullar. AFP/END

El gobernante agradeció “el respaldo” de la cooperación internacional y de países amigos que se han sumado al proceso de consolidación de la reforma policial en Honduras.

En Tegucigalpa, miembros de la Policía Nacional continuaban una rebelión de agentes de la fuerza especial “Cobras”, exigiendo conquistas sociales, quienes también les lanzaron gas lacrimógeno a algunos de sus superiores cuando llegaron a uno de los cuarteles donde mantenían la protesta, que continúa este jueves.