•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, encabezó este sábado una "marcha por la paz" de miles de simpatizantes del gobierno, en respuesta a las tomas de carreteras por ciudadanos demandando su renuncia, lo que ha convulsionado al país durante las últimas semanas.

Unas 4.000 personas caminaron por el bulevar Suyapa, al este de la capital, vistiendo camisas blancas con la leyenda "Honduras quiere la paz", con pancartas que decían "Adelante Juan Orlando... estamos contigo", "Unidos contra la violencia" y gritando "Viva JOH", las iniciales del presidente.

"Levanten los dos brazos hacia el cielo y repitan conmigo: Orgullosamente catrachos, aquí y en cualquier parte del mundo, estamos listos, para defender Honduras, defender la familia, la democracia, la seguridad, todo para bien del pueblo hondureño", pidió el gobernante.

Juan Orlando Hernández durante marcha por la paz en Honduras / AFP "No vamos a retroceder", sentenció el mandatario en alusión al grito que se ha generalizado por todo el país, incluyendo estadios de fútbol, en graduaciones de escuelas y universidades: "Fuera JOH".

La movilización fue en contrapeso a las protestas ciudadanas a través de marchas y bloqueos de carreteras con hogueras de neumáticos, piedras y palos, así como saqueos de negocios, que esta semana dejaron tres muertos y decenas de heridos por la represión militar.

Las protestas fueron convocadas inicialmente por los gremios de 10.000 médicos y 60.000 educadores en demanda de la derogación de dos decretos aprobados por el presidente que, a su criterio, privatizan ambos servicios, pero con el tiempo la ciudadanía se ha ido incorporando al movimiento.

Honduras vive jornadas de protestas desde hace varias semanas / AFP Las protestas, que comenzaron a finales de abril, llevaron a los obispos de la influyente Iglesia Católica a clamar "basta ya" de los abusos del gobierno contra la gente que, a su juicio, ha salido a manifestarse contra acciones tomadas por el propio Hernández.

El gobernante se quejó en un discurso que los manifestantes andan "por el camino malo porque incendian cuatro llantas, tiran piedras, quieren amedrentar a la gente para que no se levante el turismo y la economía".

"Creen que siguiendo el manual del modelo chavista de atacar la economía van a poner de rodillas este país", añadió Hernández, en alusión al socialismo del Siglo XXI que promovió el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Hernández prometió "arreglar el problema" del endeudamiento que está "agobiando" al pueblo, a la clase media, a los trabajadores y a los empresarios pequeños, así como resolver otros problemas económicos que flagelan a los hondureños.