•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de El Salvador le solicitó a Estados Unidos que le permita demostrar que puede frenar la migración irregular de salvadoreños, aunque eso tomará tiempo, según dijo la canciller Alexandra Hill.

"Le estamos pidiendo al gobierno de los Estados Unidos que le permita al presidente (Nayib) Bukele demostrar que en este país la migración (irregular) va a parar", señaló Hill en una rueda de prensa.

No obstante, la jefe de la diplomacia salvadoreña recordó que la migración irregular es un fenómeno que se registra desde hace varias décadas y que "no puede parar en dos semanas de gobierno", en referencia a que Bukele asumió en el cargo el pasado 1 de junio.

Nayib Bukele, presidente de El Salvador. ARCHIVO/END.

Hill también dijo que su país trabaja con Estados Unidos para intentar detener la operación de búsqueda de familias que han recibido orden de deportación y cuyo inicio, previsto para el 23 de junio, fue retrasado por dos semanas por el presidente Donald Trump.

"Las medidas que el presidente Trump anunció han sido pospuestas. Estamos trabajando conjuntamente con la embajada americana (en San Salvador), con autoridades del Congreso, del Senado y de la Casa Blanca, para tratar de parar ésta situación (de las deportaciones)", sostuvo Hill.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. AFP/END.

La canciller salvadoreña consideró que esas redadas de búsqueda y posterior deportación de migrantes indocumentados "no es la salida a este problema, no es una alternativa viable".

Hill también anunció que en los "próximos días" visitará localidades ubicadas en la frontera mexicana junto a su par mexicano, Marcelo Ebrard, con el fin de verificar que se respeten los derechos de los migrantes irregulares que buscan llegar a Estados Unidos.

La canciller salvadoreña también lamentó la reciente muerte de tres migrantes salvadoreños en suelo mexicano.

El pasado domingo, el salvadoreño Óscar Alberto Martínez de 25 años y su pequeña hija Valeria, de menos de dos años, murieron ahogados al intentar cruzar el río Bravo, cerca de la ciudad de Matamoros.

En tanto, el pasado 14 de junio, la salvadoreña María Escobar, murió en suelo mexicano en circunstancias que las autoridades salvadoreñas aún indagan, explicó Hill.