• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

Un alto funcionario de Estados Unidos visita este lunes y martes a los presidentes de El Salvador, Nayib Bukele, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, para analizar la inmigración irregular, tras la conmoción causada por una foto de dos migrantes salvadoreños muertos.

Kevin K. McAleenan, titular interino del Departamento de Seguridad Interior (DHS), a cargo de la política de inmigración en Estados Unidos, viajará a El Salvador y Honduras "para discutir la colaboración para abordar las causas fundamentales de la migración irregular, mejorar la seguridad y apuntar contra las organizaciones criminales transnacionales", informó el DHS.

La fotografía de los cuerpos sin vida de un padre y su pequeña hija de El Salvador, ahogados tratando de cruzar clandestinamente el río Grande (Bravo) que separa Estados Unidos y México, se hizo viral la semana pasada, exponiendo los peligros que enfrentan los migrantes, en su gran mayoría centroamericanos, en su viaje al norte para escapar de la pobreza y la inseguridad.

Óscar Alberto Martínez y Angie Valeria, de casi dos años, fueron sepultados este lunes en una ceremonia privada en un cementerio de la capital salvadoreña, luego de que sus restos fueran repatriados el domingo vía terrestre.

McAleenan tiene previsto reunirse esta noche con Bukele en San Salvador, tras encuentros con autoridades salvadoreñas para hablar sobre comercio, modernización de aduanas y un programa de policía comunitaria que lleva adelante el país centroamericano.

El martes, antes de partir para Honduras, el alto funcionario estadounidense se encontrará con ministro de Justicia y Seguridad Pública salvadoreño, Rogelio Rivas, para hablar sobre seguridad y migración en Centroamérica.

Luego asistirá a la primera reunión del Grupo de Trabajo Bilateral sobre Migración, que busca adoptar un enfoque gubernamental integral para abordar la migración irregular.

En la tarde del martes, McAleenan viajará a Palmerola, Honduras, donde verá a Hernández para repasar temas vinculados a migración y seguridad, dijo el DHS.

Más de 144,000 migrantes fueron detenidos en el frontera sur estadounidense en mayo, un 32% más que en abril, la mayoría de ellos centroamericanos en busca de asilo asilo.