• Nicaragua |
  • |
  • |
  • AFP

La Conferencia Episcopal de El Salvador (Cedes) expresó este domingo su preocupación por la grave situación de miles de migrantes salvadoreños en Estados Unidos, en momentos en que se espera la llegada al país del secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, quien se reunirá con el mandatario Nayib Bukele.

"Nos preocupa la gravísima situación en que viven actualmente cientos de miles de compatriotas en Estados Unidos", dijo la Cedes en un comunicado leído en la catedral de San Salvador por el arzobispo José Luis Escobar.

Al ser luego consultado por la prensa sobre sus expectativas de la reunión entre Pompeo y Bukele, el arzobispo dijo esperar buenos resultados que "vayan en favor de nuestros hermanos migrantes".

En el comunicado, el episcopado dicen que hace unas semanas contemplaron "conmovidos" la foto de los salvadoreños Óscar Martínez, de 25 años, y su pequeña hija Angie Valeria, de menos de dos años, que perecieron ahogados en su intento por cruzar el río Bravo (Grande), entre México y Estados Unidos.

La foto de Óscar y Valeria tendidos boca abajo a la vera del río "consternó al mundo y puso en evidencia el doloroso drama de la migración", señala el texto, y agrega que constituyó "un grito silencioso y desgarrador" para no caer en la "globalización de la indiferencia".

Los obispos dicen pensar en los migrantes que están en peligro de ser "expulsados" de Estados Unidos y los que se encuentran en la frontera sur de ese país en condiciones deplorables.

"Nos duele el sufrimiento de todos ellos (los migrantes), especialmente el llanto de los niños en los centros de detención, separados de sus padres", donde sugfren "todo tipo de maltrato", algo que les "preocupa profundamente" pues puede causar daños "psicológicos irreparables".

Asimismo, la Cedes insta a los migrantes salvadoreños que ven peligrar su permanencia en Estados Unidos a "comprometerse en su propia lucha" y a tener una "participación activa" en las instituciones que defienden sus derechos.

Tras la gestión que inauguró el pasado 1 de junio el presidente Bukele, la Cedes abogó porque las "promesas" que ha formulado en favor de la población más vulnerable se haga realidad a "la mayor brevedad".

Los cerca de 2,5 millones de salvadoreño que viven en Estados Unidos, en 2018 enviaron a su país 5.468,7 millones de dólares en remesas familiares y son determinantes para la economía dolarizada porque equivalen a cerca del 16% del producto interno bruto (PIB).