• Guatemala |
  • |
  • |

Unos ocho millones de guatemaltecos están convocados para elegir este domingo en segunda vuelta, al nuevo presidente de la República, que sustituirá al mandatario saliente, Jimmy Morales.

Sin embargo, estiman que unos 2 millones 600 mil ciudadanos son los que se podrían acercar a las urnas para emitir su voto.

Los guatemaltecos elegirán entre los candidatos Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza, y Alejandro Giammattei, del partido VAMOS, por lo que analistas hacen un llamado a respetar los resultados electorales y la institucionalidad del Tribunal Supremo Electoral (TSE), según informó el periódico La Hora.

El diario La Hora citó a Geidy de Mata, del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), quien indicó que es fundamental que se respete el derecho electoral y que los dos partidos políticos tengan el mayor número de fiscales para garantizar la transparencia del proceso y que la ciudadanía ejerza su derecho al voto.

De Mata refiere que es importante consolidar el sistema democrático.

Guatemala está considerado un país con un alto nivel de desigualdad, según el Banco Mundial. AFP/END“Toda autoridad requiere de un marco legal y legitimidad para el ejercicio del poder político, por tal sentido es importante fortalecer la integridad del sistema electoral”, añade la nota de La Hora.

Además agregó que debe prevalecer una madurez política para acatar la decisión y respetar la voluntad popular, “lo importante es que los partidos políticos comprendan la importancia de fortalecer el sistema democrático, por lo tanto se necesita madurez para aceptar los resultados”.

Respetar la institucionalidad

El analista político Renzo Rosal, indicó que el llamado fundamental es que a pesar de las precariedades del sistema político y del ambiente de crisis que prevalece en el país, un elemento fundamental es “respetar la institucionalidad democrática que además tanto ha costado a los guatemaltecos ir construyéndola lentamente”.

La institucionalidad relacionada a los procesos electorales es la única responsable de las elecciones y en este caso de la Segunda Vuelta Electoral y la parte central son los resultados, dijo Rosal.

“A pesar de las irregularidades o debilidades que se manifestaron en la Primera Vuelta Electoral tenemos que confiar en buena medida que se lograron solventar esas dificultades y que mañana no se vale que los partidos ni los simpatizantes y la sociedad se trague la píldora para contribuir a debilitar esa institucionalidad o caer en trampas de falsos mensajes y percepciones, al final lo que cuenta es el voto que es la única expresión real para la construcción democrática”, manifestó Rosal, al periódico La Hora.

Pero distintas encuestas realizadas durante todo el proceso electoral, muestran que hay desilusión y desconfianza generalizadas en el proceso electoral guatemalteco.

La inseguridad ciudadana es uno de los problemas que agobia a los guatemaltecos. AFP/ENDLa corrupción sumada a la pobreza, los bajos salarios y la hambruna han causado un desencanto en gran parte de la población, que no encuentra en las propuestas políticas una solución a sus principales problemas, según un reportaje de la agencia AFP.

El país también ha sido testigo en los últimos años del éxodo de cientos de miles de personas que tratan de huir del desempleo y la violencia de pandillas, en un intento por comenzar una nueva vida en Estados Unidos.

El camino hacia las elecciones presidenciales del domingo en Guatemala ha sido una caótica serie de fallos judiciales, cambios de partidos y denuncias de malversación que han torpedeado las candidaturas de dos de los tres candidatos principales.

En la campaña abundaron las promesas para generar empleo y atajar la pobreza que afecta al 59% de los 17,7 millones de habitantes, motivando a miles de migrantes cada año a partir hacia Estados Unidos en busca de oportunidades. Muchos mueren en el camino.

Miles de personas se sumaron a caravanas migratorias que salieron desde octubre de 2018 de Honduras y que han provocado una crisis regional y la ira del presidente estadounidense Donald Trump, agregó la agencia.