• Ciudad de Guatemala, Guatemala |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Con el 94.58% de las mesas escrutadas, el médico conservador del partido Vamos, Alejandro Giammatei, obtenía el 58.9% de los votos válidos, contra el 41% de su rival, la socialdemócrata Sandra Torres, convirtiéndose en el virtual ganador de la presidencia de Guatemala, cargo que asumirá en enero de 2020.

Giammattei conseguía en el reporte preliminar 1,851,322 de votos, contra 1,287,541 de Torres, pero las proyecciones de abstencionismo rondan el 60%, es decir, 4.8 millones de votantes decidieron quedarse en casa, según las proyecciones del Tribunal Supremo Electoral de Guatemala.

Alrededor de 8.1 millones de guatemaltecos estaban habilitados para votar este domingo.

El ganador sustituirá en enero por un período de 4 años al actual mandatario, Jimmy Morales. En Guatemala no hay reelección.

Baja participación

Los centros de votación mostraron una escasa asistencia.

El ganador sustituirá en enero por un período de 4 años al actual mandatario, Jimmy Morales. En Guatemala no hay reelección.

"Ha sido una jornada que se está desarrollando con normalidad. Baja en general la participación", dijo a periodistas el expresidente costarricense, Luis Guillermo Solís, jefe de la misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La violencia, la corrupción y la pobreza fue el eje de los mensajes de Giammattei y Torres.

La pobreza afecta al 59% de los 17.7 millones de guatemaltecos y la violencia deja unos 4,500 muertos anualmente, siendo los principales factores que motivan la migración.

Ambos políticos han evitado profundizar sobre el acuerdo firmado a finales de julio por el Gobierno con Estados Unidos para convertir a Guatemala en "tercer país seguro", lo que implica recibir a migrantes que tenían el objetivo de pedir asilo en el país norteamericano.

Ambos políticos han evitado profundizar sobre el acuerdo firmado a finales de julio por el Gobierno con Estados Unidos para convertir a Guatemala en "tercer país seguro. AFP/END

Este acuerdo sacudió la recta final de la campaña y generó múltiples críticas y acciones legales, principalmente basadas en el elevado índice de pobreza y la falta de infraestructura.