• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La justicia costarricense inició un proceso legal contra los dos mareros salvadoreños sospechosos de haber asesinado de múltiples puñaladas a un nicaragüense en el interior de una cuartería, en un barrio de San José. En este mismo hecho, otras dos personas fueron asesinadas.

Información proporcionada por la oficina de prensa de la Fiscalía costarricense señala que a los procesados, quienes resultaron ser hermanos, José Faustino y José Samuel Trejos Cruz, un juez les impuso 3 meses de prisión preventiva.

“La Fiscalía Adjunta del I Circuito Judicial de San José indicó que consiguió que se impusiera 3 meses de prisión preventiva en contra de dos hermanos de apellidos Trejos Cruz, quienes figuran como sospechosos de cometer tres homicidios en barrio México. La medida cautelar fue acogida por el Juzgado Penal correspondiente, el sábado anterior”, indica una comunicación enviada al Nuevo Diario por la Fiscalía.

“Debido a que se trata de un caso que está en investigación, no es posible brindar ningún otro detalle, según lo establece el artículo 295 del Código Procesal Penal costarricense”, menciona la comunicación en otro acápite.

El pasado sábado, Walter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) explicó al diario La Teja, de Costa Rica, una versión preliminar de lo que ocurrió en la cuartería.

Y su versión, según el diario tico, es que un hombre al que no identificó Espinoza, se preocupó al no poder comunicarse con su compañera sentimental, una hondureña llamada Leida, quien habitaba en la cuartería que administraba el nicaragüense Juan López Esperanza.

a justicia costarricense inició un proceso legal contra los dos mareros salvadoreños sospechosos de haber asesinado de múltiples puñaladas a un nicaragüense en el interior de una cuartería. Captura de Video/END

Ante esta situación, se dirigió a la cuartería ubicada en barrio México, en San José, para saber qué le pasaba. Al llegar al sitio, buscó al casero, quien era el nicaragüense. Ambos se dirigieron a la habitación de la hondureña y de uno de los cuartos salieron los dos salvadoreños, quienes los atacaron.

El desconocido que buscaba a su novia logró refugiarse en la habitación de su pareja, pero el nica fue atacado por los salvadoreños en el pasillo, recibiendo 15 estocadas que le causaron la muerte.

Tras el ataque, el sobreviviente, según contó el jefe del OIJ, llamó a las autoridades por teléfono y agentes de este organismo se presentaron a la escena del crimen.

En el lugar de los hechos, las autoridades supieron que los atacantes eran los hermanos de apellidos Trejos Cruz, buscados por la Policía Internacional (Interpol).

El desconocido que logró evadir el ataque observó en la habitación en la que se refugió el cuerpo de su pareja que yacía muerta sobre el piso y muy cerca de ella estaba otro cuerpo, el de un salvadoreño identificado como Kevin Flores, quien entró a Costa Rica en 2016.

Flores también era miembro de la Mara Salvatrucha y amigo desde la infancia de los hermanos Trejos Cruz, también buscado por la Interpol por pertenecer a la mara.

El diario tico indica que se presume que tanto la hondureña como el salvadoreño murieron asfixiados, mientras que el nicaragüense falleció por las heridas de las puñaladas. A los sospechosos los arrestaron cerca de la frontera con Nicaragua, en el sector conocido como La Cruz de Guanacaste.