• Tegucigalpa, Honduras |
  • |
  • |
  • AFP

Cerca de 150 organizaciones de la sociedad civil de Centroamérica, México y el Caribe rechazaron este viernes un acuerdo que supuestamente Honduras negocia con Estados Unidos para convertirse en "tercer país seguro" para migrantes.

Una declaración de las organizaciones advirtió que Honduras no es país seguro para personas que buscan protección porque "es uno de los países más pobres, violentos e inseguros del continente".

Añadieron que Honduras "no cuenta con los recursos ni la institucionalidad necesaria para ofrecer garantías a quienes huyen de sus países de origen buscado refugio".

Luego de una visita del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, a Washington en agosto pasado, el gobierno hondureño anunció la firma de un acuerdo migratorio con Estados Unidos.

Según informes de la prensa de Honduras el acuerdo incluiría a Honduras como "tercer país seguro", como el que habría firmado Estados Unidos con Guatemala.

Un acuerdo de ese tipo implicaría que los migrantes que lleguen a territorio hondureño tendrían que pedir asilo a Honduras y no a Estados Unidos.

El canciller de Honduras, Lisandro Rosales, aclaró recientemente en Twitter que "contrario a algunas publicaciones, las pláticas con Estados Unidos no contemplan convertir a Honduras en tercer país seguro".

Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras. AFP/END

"La agenda se enfoca en seguridad regional, promoción de inversiones y oportunidades y programas de empleo temporal que promuevan una migración regular, segura y ordenada", añadió Lisandro Rosales.

Los organizaciones civiles de Derechos Humanos, protección de migrantes, mujeres, diversidad sexual y campesinos de Centroamérica y México alertaron que una próxima visita anunciada por Lisandro Rosales a Washington sería para firmar ese acuerdo de "tercer país seguro".

La gran mayoría de los centroamericanos que cruzan México son hondureños, y algunos de ellos denuncian que escapan de una supuesta persecución del Gobierno de Juan Orlando Hernández contra aquellos que participaron en protestas tras su elección.