•   GRANADA  |
  •  |
  •  |

La Iglesia Católica estará de fiesta el próximo domingo, día de la beatificación del papa Juan Pablo II. Nicaragua se unirá a la celebración desde el sábado a las seis de la tarde con una solemne vigilia en la Plaza de la Independencia, de La Gran Sultana, donde se espera la asistencia de unas 56 parroquias de las zonas pastorales de esta ciudad, de Boaco y de Rivas.

La iniciativa de monseñor Jorge Solórzano fue acogida por el clero, que reconoce los méritos del fallecido pontífice de origen polaco.

“Cuando él (Juan Pablo II) murió aparecieron muchas pancartas que pedían que lo declararan santo de manera súbita, pero la Iglesia necesitaba seguir un proceso y así se ha hecho”, explicó el padre Arturo Zambrano, miembro del comité organizador de la vigilia.   

Para proceder a la beatificación, el Vaticano necesitaba comprobar que la sanación del mal de Parkinson que sufría la monja francesa, Marie Simon-Pierre, se debió a la intercesión de Karol Wojtyla, y luego de una ardua jornada de investigación, el milagro fue reconocido por la comisión médica, en Roma.

Fiesta religiosa

El religioso manifestó que el acontecimiento de este fin de semana causa alegría entre el obispo, presbíteros, diáconos, seminaristas, comunidades evangelizadoras y pastorales parroquiales de la Diócesis.

A su juicio, la elevación de Madre Teresa de Calcuta, Sor María Romero y Juan Pablo II trae una nueva forma de concebir la santidad.

“Antes solo admirábamos a los santos y no sabíamos lo que realmente representaban, pero ahora con certeza podemos decir que conocimos a esas personas y conocimos la grandeza de sus corazones”, expresó.

Programa
El programa de actividades inicia a las seis de la tarde con la ambientación del grupo La Tropa y con la bienvenida por parte de monseñor Solórzano.

Para las dos de la mañana está prevista la transmisión televisiva de la beatificación, por parte del papa Benedicto XVI, seguido del Rosario de la Aurora con antorchas y las campanas que anuncian el Ángelus en todas las parroquias de la Diócesis de Granada.    

A las diez de la mañana, monseñor Solórzano presidirá la Eucaristía dominical en la Plaza, acompañado de todo su clero. Al finalizar la misa, el Obispo va a exponer una bocamanga con el sudor del Papa, para que los fieles católicos puedan venerar la reliquia.