Secciones
Multimedia

“Esta medalla de oro ha reafirmado mi amor por la lucha”

Foto por: Alejandro Sánchez

Arleth Susana Jarquín Salablanca, empezó como luchadora hace un par de años.

Arleth Jarquín. Hace dos años empezó a practicar lucha grecorromana y aspira a consolidarse para resaltar en los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Con apenas 20 años y debutando en una competencia de alta exigencia, Arleth Susana Jarquín se convirtió el lunes pasado en la segunda luchadora nicaragüense que se agenció una medalla de oro en los XI Juegos Deportivos Centroamericanos.

La joven originaria del barrio 19 de julio, en Managua, empezó como luchadora hace un par de años. Previamente tuvo un paso efímero como lanzadora de jabalina y bala, disciplinas con las que representó a Nicaragua en los Juegos Escolares Centroamericanos del Consejo del Istmo Centroamericano del Deporte y la Recreación (Codicader), aunque según sus palabras no destacó mucho y fue por eso que optó por el deporte de contacto.

“Esta es mi primera competencia mayor, tengo dos años y siete meses de practicar lucha”, detalló Jarquín.

Te interesa: Calendario Juegos Centroamericanos Nicaragua: 32 medallas de oro en disputa el jueves

La joven define el momento que le tocó vivir el lunes pasado como una experiencia única “que le ha permitido reafirmar el amor por lo que hace”.

Jarquín es la menor de cuatro hermanos. Desde que tiene memoria ha estado vinculada al deporte, de hecho la atleta paralelamente juega como arquera en el equipo de futbol Zacarías Guerra (Luis Amigó), en la primera división femenil. Sin embargo al no poder compaginar los horarios de entrenamiento con los estudios, optó por interrumpirlos cuando terminó el tercer año de secundaria.

De interés: Nicaragua, campeón absoluto de remo en Juegos Centroamericanos

El camino al oro

Tal como ocurrió con el resto de la selección nacional de lucha que participó en los Juegos Centroamericanos, Jarquín debió de batallar por su puesto mediante un torneo eliminatorio, el que se desarrolló en febrero pasado. En ese certamen sostuvo dos encuentros que le permitieron clasificarse como parte del conjunto nacional.

Una vez que hizo el grado de selección, a partir de mayo debió de trasladarse hacia un complejo habitacional y deportivo que construyó el Gobierno en el municipio de Dolores, Carazo.
“Fue un entrenamiento muy fuerte, algo que nos ayudó bastante a obtener muy buenos resultados hasta hoy”, comentó Jarquín.

El estilo de entrenamiento al que hace referencia Jarquín es uno implementado por el iraní Reza Azimi, cuya metodología de trabajo generó un cambio positivo en los seleccionados. 
“Él nos ayudó bastante, algo que le voy a agradecer para toda la vida. Son pocas las personas que vienen aquí a entrenarnos y enseñarnos bastante para que nosotros obtengamos muy buenos resultados”, dijo.

Los ejercicios que realizó durante un año combinaban técnicas de combate intensas, levantamiento de pesas y correr sobre cuestas cargando a un compañero en la espalda.

La atleta confesó que la noche previa a la competencia estuvo muy nerviosa debido a que estaba consciente de la calidad de las rivales que enfrentaría y de la responsabilidad de representar al país.

“Estaba bastante nerviosa, pero ya después de que pasó todo me sentí bastante feliz porque yo sabía que iba a agarrar oro, confiaba mucho en Dios y en mí”, expresó Jarquín.

“La pelea con la salvadoreña (Joselyn Portillo) fue la más fuerte, porque mis compañeros me decían que ella tenía mucha experiencia en la lucha, o sea al venir y ganarle a la más fuerte, yo sabía que la otra ya no iba a ser tan difícil”, mencionó Jarquín.

Eso fue precisamente lo que ocurrió, ya que en su encuentro contra la panameña Lourdes Herrera, la luchadora nicaragüense obtuvo la victoria con marcador 10-0, convirtiéndose así en medallista de oro.

Su futuro

De cara al año 2018 la joven capitalina se ha trazado dos objetivos, el primero completar su bachillerato, mientras que de cara a su desempeño como atleta, pretende continuar entrenando con miras a clasificarse a los Juegos Centroamericanos y del Caribe, que se desarrollarán en Colombia el próximo año.
“Voy a procurar organizar mi tiempo para poder estudiar, porque el otro año vamos a estar concentrados de nuevo entrenando para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Colombia y necesito organizar mi tiempo con eso”, afirmó Jarquín.