•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La pareja de voleibolistas nicaragüenses, conformada por Danny López y Rubén Mora, revalidó ayer la presea de oro que Nicaragua logró en 2013 en San José, Costa Rica, con la dupla integrada por Gerald Umaña y Henry Hernández. Imponiéndose en tres sets sobre Andy Leonardo y Luis García, de Guatemala, los pinoleros se adjudicaron la medalla dorada en voleibol de playa masculino de los XI Juegos Deportivos Centroamericanos.

Cuatro años después de aquella medalla que obtuvieron Umaña y Hernández, López y Mora conquistaron el bicampeonato centroamericano la noche de este viernes en el Paseo Xolotlán, donde el público abarrotó las graderías de este escenario. Incluso muchos aficionados no pudieron entrar al complejo por cuestiones de seguridad. 

El partido tuvo varios matices, el primer set fue nefasto para los nicas, perdiéndolo 19-21, dos puntos de diferencia provocados en parte por el nerviosismo de los atletas nicas, que desembocó en algunos errores claves: malos saques y falta de coordinación defensiva. No fue el día para Rubén, quien regaló varios puntos por no poder ejecutar de forma correcta los saques. 

“No estuve bien con mi saque”, reconoce Mora. “Pero ayudé en el bloqueo, Danny defendió, salimos bien”, agrega. Cuenta Danny que después de perder el primer set e irse al descanso, le dijo a Rubén que no bajaran la guardia, que si bien es cierto ese inicio de juego había sido difícil, ellos eran unos guerreros y no podía defraudar a su afición. 

Otro factor que afectó a la pareja de Nicaragua fue el cansancio, a las 4:00 p.m., tres horas antes de la final, los muchachos tuvieron que batallar contra Costa Rica en semifinales, ganando en dos sets (21-11, 21-18) a Sebastián Valencia y Richard Smith. 

Metamorfosis nica 

Todo cambió a partir del segundo set, la dupla nica salió más agresiva, López y Mora mejoraron defensivamente, y cometieron menos errores en el saque. Danny se agigantó en la defensa, cubriéndole las espaldas a Rubén, quien se lució en los bloqueos. Los disparos cruzados, sin mucha potencia, esos que fueron colocados con precisión de cirujano, se convirtieron en puntos clave para ganar el segundo set 21-17, forzando el último y definitivo tercer parcial, pactado a 15 puntos. Danny López y Rubén Mora jugaron un gran partido ante Guatemala.

“Salimos bien en el segundo set y en el tercero cerramos mejor”, explicó Mora. En el tercer período, el estado anímico ya estaba en favor de los nicas, a eso súmenle la presión del público que nunca dejó de gritar y terminó por ahogar a los guatemaltecos, dos jugadores muy potentes en la red, pero que en un abrir y cerrar de ojos perdieron el control emocional del encuentro, se los comió el pánico escénico. 

De interés: Nicaragua piensa en el oro en surf de Juegos Centroamericanos

Tres puntos consecutivos le dieron una ventaja prácticamente lapidaria a Nicaragua, que ya ganaba 11-8, a 4 puntos de la medalla de oro. Aparecieron los errores de Guatemala, López y Mora supieron aprovechar y finalmente triunfaron 15-10. “Nosotros nos metimos en la cabeza que debíamos ganar oro, nos preparamos para eso, lo logramos. Obviamente no fue fácil, pero se cumplió el objetivo, somos bicampeones”, dijo Danny, el jugador más importante anoche. 

Mujeres ganan bronce

Respecto a las mujeres, Lolette Rodríguez y Swan Mendoza vencieron 21-11, 21-14 a Paola Alvarado y Stephany Bethancourt, de Guatemala, en el duelo por la medalla de bronce.

El marcador es el reflejo del dominio que tuvieron las nicas sobre las chapinas. Rodríguez fue clave en el triunfo, pues defensivamente lució como un muro impenetrable. En la ofensiva se combinó a la perfección con Mendoza ejecutando disparos precisos y en ocasiones potentes para destruir la defensa de las guatemaltecas.

Costa Rica, con Karen Cope y Natalia Alfaro, ganaron 21-12 y 21-15 a Kathia Vásquez y María Fernanda Vargas, de El Salvador, para quedarse con la medalla de oro.