•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No tengo la menor duda sobre el nivel superior de rendimiento que han conseguido en la natación casera Miguel Mena y Eisner Barberena. Ellos se han estado fajando con bravura y posibilidades, con los minitiburones de la zona centroamericana, encabezados por el estupendo guatemalteco Luis Carlos Martínez, la figura cumbre en la reluciente pileta “Michelle Richardson”, ganando seis medallas de oro y destrozando marcas, como lo hizo anoche las dos veces que se sumergió, antes de emerger con arrogante superioridad, preocupado más de la lucha con el cronómetro, que de los rivales, así uno de ellos se llame Edgar Crespo, un panameño de largo dominio que posiblemente vino con el propósito de hacer estragos barriendo.

Nadando en el segundo carril, pero pendiente del favorito Erick Gordillo, de Guatemala, que se proyectaba en el cuarto, reservado a los de mejor tiempo en la clasificación previa, Mena estuvo batallando entre la tercera y cuarta posición en los tramos de mariposa y espalda, para meterse de lleno en la pelea durante el recorrido en pecho, pisando el acelerador en el cierre de los 50 libres, superando con 2 minutos, 11 segundos y 77 centésimas, a Isaac Beitia de Panamá con registro de 2 minutos, 11 segundos y 86 centésimas; en tanto el guatemalteco Gordillo atrapaba la 17 medalla de oro para su país en natación, nuevo récord de los Juegos en acumulación, con 2 minutos, 08 segundos y 35 centésimas, inobjetable.

En los 50 metros espalda, Barberena, quien había obtenido una medalla de plata, se esforzó al máximo para conseguir el bronce con tiempo de 27.79 segundos, detrás del impresionante vencedor, el guatemalteco Martínez, que minutos antes acababa de ganar el oro con nueva marca en los 50 mariposa, registrando 26.67 segundos. La proyección de Barberena fue llamativa y entusiasmó a las tribunas, pero no lo suficiente para impedir que Juan José Dobles con 27.65 se adueñara de la plata. Sin embargo, la actuación de los dos nicaragüenses en un deporte que pocas veces consigue notoriedad, como lo hizo con la medalla de oro conquistada en 200 combinados, Walter Soza en los Centroamericanos y del Caribe realizados en Ponce, Puerto Rico.