•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de cinco años alejado de las pesas, el capitalino Aarón Pérez, de 26 años, entrenó por 11 meses para alcanzar el segundo puesto en la competencia de halterofilia en los XI Juegos Deportivos Centroamericanos Managua 2017.  

Pérez superó el récord nacional impuesto este año por él mismo de levantar 160 kilos en envión, consiguiendo elevarlo a 163 kilos en el enfrentamiento con sus homólogos de los seis países de la región reunidos en Managua.

En total obtuvo tres preseas de plata en las modalidades de arranque, con 135 kilos; envión, con 163 y total con 295, imponiéndose sobre el costarricense Cristopher Linton, quien le había ganado en los últimos encuentros centroamericanos antes de su retiro.  

El regreso fue duro, relata. Entrenó seis horas diarias, seis días a la semana religiosamente en el Instituto Nicaragüense de Deportes (IND) durante los pasados 11 meses para poder dar lo mejor en la competición. 

Sufrió tres distintas lesiones en ese tiempo y pensó en desistir en varias ocasiones. Pérez contó en una entrevista a El Nuevo Diario su experiencia desde su retiro hasta la gloriosa tarde del pasado 7 de diciembre, cuando ganó sus tres medallas de plata.  

¿Qué circunstancias te forzaron a retirarte?

A finales de 2012 nace mi hijo y decido retirarme de las pesas, puesto que pensé en enfocarme en mi futuro, en prepararme y estudiar en la universidad. Trabajaba por las noches en bares y discotecas como personal de seguridad o como mesero. Logré egresar de la carrera de Sicología de la UNAN-Managua en 2016. En ese tiempo me retiré por completo de todo entrenamiento.  

¿Cuándo es que decidís volver a entrenar?

Vuelvo a las pesas en enero de 2017 con solo 11 meses para prepararme para los juegos. Retorno porque me encontré al secretario de la federación y él me comentó sobre los juegos. “Usted sabe que son cinco años de inactividad. Me siento pesado, subí de categoría”, le dije. Pero él me alentó a que batallara hasta el último momento. A los dos meses de entrenar, volví a hacer marcas.

¿Qué obstáculos tuviste que superar para poder competir?

Entrenando hice 170 kilos en envión, con lo que ganó el oro Lemus, pero viene la lesión. Mi cuerpo no estaba físicamente preparado y caigo dos meses sin entrenar.  De los 11 meses, tres estuve inactivo porque me estaba montando carga sin haberme preparado. Me recupero y me lesiono la rodilla derecha. Paso un mes sin entrenar y solo faltaban tres meses para los juegos. 

No me fue fácil, todos los días entrenaba al máximo. Hice 295 kilos en total, ahí cayó la medalla. 

¿Qué proyectos tenés para el futuro?

Mi proyecto futuro es graduarme de la carrera y si me apoyan, continúo entrenando, si no, me retiro nuevamente de las competencias porque tengo mis responsabilidades. Si me apoyan continúo para ganarme el cupo a Barranquilla 2018. También seguir rompiendo los récords nacionales y a nivel centroamericano. 

Ahorita tengo 26 años y me han dicho que lo mejor es retirarse a los 32. Entonces quiero entrenar hasta esa edad y luego entrenar a los más jóvenes, iniciarlos en las pesas.