•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un mes antes de que se pusieran en marcha los XI Juegos Deportivos Centroamericanos Managua 2017, el entrenador de la selección nicaragüense de judo, Héctor Rodríguez, manifestó que sus pupilos conseguirían al menos tres medallas de oro, sin embargo, sus expectativas fueron superadas, pues sus atletas lograron el crecimiento necesario para conquistar cinco preseas doradas, dos de plata y tres de bronce, metales con los que consiguieron adueñarse de forma definitiva del medallero de esta disciplina deportiva, que ayer tuvo su última jornada.

Entre sus proyecciones, Rodríguez manifestó que Moisés Frederick era fuerte candidato a ganar medalla de oro y no se equivocó, pues el muchacho, en una demostración de talento y bravura, superó ayer en el duelo por el primer lugar de la categoría de los 100 kilogramos al salvadoreño Amílcar Quinteros, consiguiendo la quinta presea dorada con la que Nicaragua asaltó la cima del medallero.  

En la jornada de ayer, además de Moisés, sobresalieron Izayana Marenco y Marian Mairena, ambas con medalla de plata. La primera ocupó el segundo lugar en los +78 kilogramos y la segunda en -78, siendo estas las únicas dos preseas de plata que la selección nicaragüense consiguió en esta edición de los Juegos Centroamericanos. 

Las otras cuatro medallas de oro de Nicaragua fueron responsabilidad de Sayra Laguna (57 kg), Luis Montes (55 kg), Keyling Ruiz (48 kg) y Vicky Fonseca (52 kg), mientras que las tres de bronce fueron autoría de Jefryd García (60 kg), Jennier Sarria (44 kg) y Otoniel Martínez (81 kg).

Líderes indiscutibles

No hubo otra selección que ganara más preseas doradas que Nicaragua (5-2-3). Fueron las delegaciones de Guatemala y El Salvador, conquistando ambas cuatro oro, las que más se aproximaron a los nicas. Los guatemaltecos se ubicaron en el segundo lugar gracias a sus seis medallas de plata y cuatro bronce, registros superiores a los de los salvadoreños, que ganaron solo una de plata y dos de bronce, situándose en el tercer puesto.

El cuarto peldaño le correspondió a Costa Rica, cuya delegación conquistó dos metales dorados, uno de plata y uno de bronce. Por su parte, los judocas de Panamá lograron una presea dorada, cinco de plata y cuatro de bronce, quedándose con el quinto puesto, solo por encima de la representación de Honduras, que no sumó oro a su medallero y que solo ganó dos de plata y una de bronce.