•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En la primera jornada de judo de los Juegos Deportivos Centroamericanos (JDC) Managua 2017, la nicaragüense Keyling Ruiz se disputó la medalla de oro contra Némesis Candelo, de Panamá, en los -48 kilogramos, el 7 de diciembre. 

Ellas se habían enfrentado dos meses antes en un clasificatorio para los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Colombia, con el resultado de que Candelo derrotó a Ruiz y se quedó con la medalla de bronce en disputa. 

Ambas atletas habían derrotado a una contrincante antes de llegar a la final. Al ritmo de “We will rock you”, de Queen, subieron al tatami o lona de pelea.Momento en que Keyling Ruiz celebra que ganó la medalla de oro.

La nica intentaba aplicarle un ippon o derribo de espalda a la panameña, pero esta era fuerte. Con el ataque consiguió anotarle un punto por wasari o caída lateral. Sin embargo, faltando 10 segundos para finalizar la pelea, la canalera también le aplicó un wasari a la nica y entonces la contienda se empató 1 a 1. Keyling siguió batallando contra la panameña hasta que finalizaron los cuatro minutos reglamentarios del combate. Luego se fueron al punto de oro, que es un tiempo extra, en donde gana el competidor que haga el primer punto.

La insistencia de la nica en el ataque hizo que el árbitro le aplicara un shido o falta a Némesis por pasividad. De esa forma, Keyling se convirtió en campeona centroamericana de judo en los -48 kilogramos, en su debut en los JDC de Managua.   

Keyling ganó la primera medalla de oro de Nicaragua en judo, de las 5 que consiguió el país en esta disciplina. El público que la acompañó en el Polideportivo España la ovacionaba, ella no pudo contener las lágrimas y al bajar del tatami se dio un fuerte abrazo con su entrenador Marlon García. 

“Me dijeron que no practicara judo”

Keyling Suyén Ruiz Chévez nació en 1992 en el barrio El Recreo norte, en Managua. Afirma que a los 9 meses los médicos dijeron a sus padres que tenía asma.  En el transcurso de su niñez, la enfermedad la afectó de forma crónica.  

Cuando cumplió 9 años la mandaron a practicar natación con la esperanza de que sus pulmones se fortalecieran, sin embargo, no fue así y esta enfermedad la seguía afectando. 

Keyling afirma que pasó muchos años sin practicar deporte alguno, hasta que en la universidad una amiga la animó a ejercitarse en una disciplina poco conocida en ese momento: el judo. 

Ella jamás pensó que este arte marcial mejoraría su condición física y la llevaría a cumplir uno de sus mayores sueños: poner en alto el nombre de Nicaragua. 

Entró a practicar judo en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) a los 19 años, donde también estudió Filología y Comunicación.

Una amiga le propuso que fueran a practicar judo. “En este deporte se necesitan dos personas, mi amiga quería que la acompañara, pero dos semanas después ella abandonó el judo por la intensidad de los ejercicios y las proyecciones o caídas”, relata Keyling. 

La intensidad de este deporte le causaba crisis asmáticas y tenía que ser atendida por los profesores y compañeros. 

Cuenta que por esta razón sus maestros de judo jamás pensaban que progresaría y sus familiares se preocupaban por su salud.

No obstante, sintió que podía dar más que su amiga y no se salió. “Los primeros meses me dio calentura, me cansaba rápido por mi vida sedentaria y los ataques de asma eran constantes”, recuerda la atleta, quien nunca olvida que siempre había alguien que le recomendaba abandonar el judo. 

“Me dijeron que no practicara judo, pero yo soy necia”, asegura Keyling, quien no se arrepiente de no haber hecho caso a los consejos. 

Keyling, quien mide 1 metro 50 centímetros y tiene buena contextura física de acuerdo a su peso, asegura que el judo le curó el asma. “A mí me gusta este deporte porque me exige como persona y gracias a eso mis bronquios se fortalecieron debido a los ejercicios intensos”, asevera la atleta, quien manifiesta que no ha necesitado de un médico para que le confirme el milagro que le hizo el judo. Los ataques de asma la afectan una vez al mes, en promedio, y antes eran constantes, asegura. 

La confianza hace falta

Keyling está convencida de que su problema físico no era lo que limitaba su desempeño en el judo. Recuerda que su primera participación fue en 2012 en un campeonato nacional juvenil, pero no pudo competir porque no dio el peso en los 48 kilogramos, por 100 gramos de más.  

Esa mala experiencia, sumado a la falta de apoyo por parte de sus compañeros y profesores, la desmotivaron. “Mi familia me motivó a continuar en el judo”, afirma Keyling. 

No participó en los Juegos Deportivos Centroamericanos en 2013, en San José, Costa Rica, porque no tenía trayectoria en el judo. 

Cuenta que siguió entrenando y participando en competencias internas, hasta  que en 2014 compitió en Honduras en la Copa Internacional TAX. “Peleé en -48 kilogramos y gané una medalla de oro”, afirma la atleta. 

Sostiene que desde entonces se sintió más confiada y sus compañeros y profesores empezaron a creer en ella. Sin embargo, el camino a los JDC de Managua 2017 no fue fácil. 

La judoca cuenta que en 2016 en la Federación Nicaragüense de Judo (Fenijudo) hubo un momento de inestabilidad –olvidó a causa de qué- lo que influyó en las eliminatorias.

Al final, las eliminatorias se realizaron y sus oponentes Génesis Quintero, de Estelí, y Vicky Casaya, de Managua, no pudieron hacer la eliminatoria porque la última sufrió una lesión. 

Quintero, la esteliana, tuvo que pelear contra la chavala del barrio El Recreo, lo que terminó en victoria para la de Managua. 

No estaba en los pronósticos

Keyling no estaba en los pronósticos del entrenador de la selección nacional de judo, el cubano Héctor Rodríguez, quien expresó antes del inicio de los JDC que los yudocas favoritos para ganar medallas de oro eran Sayra Laguna, Vicky Fonseca y Moisés Frederick, quienes terminaron alcanzando el galardón dorado a como estaba pronosticado. 

No obstante, Keyling levantó la mano y se hizo notar con su participación en las eliminatorias para los Juegos Centroamericanos y del Caribe este año en Colombia, donde con su destacada actuación consiguió un puesto para Nicaragua en esta competición, aunque no ganó medalla. 

Está segura de que con la medalla de oro que ganó en los JDC calló y sorprendió a más de uno. Y espera que este triunfo reafirme su posición en la selección nacional de judo.