•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Gustavo Martínez ofreció una actuación que superó las expectativas, Jorge y Wílber Bucardo realizaron un relevo merecedor de medalla de oro, e Ismael Munguía y Ofilio Castro se combinaron para producir las dos anotaciones con las que la selección de Nicaragua doblegó 2-1 a Panamá en un duelo dramático, manteniendo su invicto en cuatro desafíos y garantizando su presencia en la gran final del beisbol en los XI Juegos Deportivos Centroamericanos Managua 2017. 

El conjunto nicaragüense, amarrado durante los dos primeros episodios por el picheo difícil del derecho Abraham Atencio, logró salirse de la nada en el tercer episodio, cuando con dos imparables, entre ellos un doble, tomó ventaja de 1-0. Ismael Munguía, el novel artillero perteneciente a la organización de los Gigantes de San Francisco, conectó un cañonazo de dos bases y anotó como resultado de un sencillo conseguido por Ofilio Castro. 

Cinco episodios más tarde, la fórmula productiva de Nicaragua volvió a ser efectiva. Munguía sacudió nuevamente al picheo panameño con un doble y Castro, con un sencillo por la zona corta del jardín derecho, volvió a mostrar ese bateo oportuno que le caracteriza y remolcó la segunda anotación nicaragüense, poniendo el juego 2-0, un marcador que para entonces parecía asegurar el triunfo nacional. 

Gustavo y Bucardo se lucen

El enviado a la loma para hacerle frente a la feroz artillería canalera fue Gustavo Martínez, experimentado lanzador de gran presente en la Liga Profesional Nacional. El reto se avizoraba inmenso para el veterano pistolero, pero supo agigantarse y con gran dominio mantuvo a los panameños en un silencio ofensivo para ellos incómodo. Durante seis entradas completas, Gustavo fue un enigma indescifrable para sus rivales, a los que había limitado a solo un imparable. 

Fue en la séptima entrada, cuando intentaba dar más de lo que se le había pedido, que los panameños lograron conectarle par de imparables consecutivos, lo que obligó al mánager Julio Sánchez a llevárselo. En su lugar entró Jorge Bucardo, uno de los mejores relevistas del país. El contexto, dos hombres en circulación y ningún out en la pizarra, era totalmente adverso, sin embargo, Bucardo llevó al máximo su potencial y frenó a sus rivales, obligándolos a conectar dos roletazos dentro del cuadro, uno de ellos para doble matanza. Así, haciéndolo parecer sencillo, acabó con el peligro.

Sufrimiento incluido

Nicaragua entró al noveno episodio con ese 2-0 que daba seguridad, sin embargo, tras los dos estupendos episodios trabajados por Bucardo, la misión de sacar los últimos tres outs fue para el muchacho Armando Ruiz, quien fue sacudido por un ataque de tres imparables que puso el juego 2-1 y apagó la algarabía de la multitud presente en el estadio. Fue entonces que Sánchez recurrió al segundo de los Bucardo, Wilber, quien sin pasar mayores problemas sacó los últimos dos outs, haciendo volver a la vida a los miles de aficionados que llenaron el Dennis Martínez. De tal manera que Nicaragua se impuso, no sin antes sufrir un poco.