•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Elmer Reyes y Cheslor Cuthbert impulsaron hoy las carreras y Roniel Raudez sujetó a la poderosa ofensiva de Panamá, para que Nicaragua ganara hoy la medalla de oro en el beisbol de los Juegos Centroamericanos.

La victoria de Nicaragua- 3-1 sobre Panamá, ocurrió en la última jornada de los Juegos Centroamericanos y con un lleno total en el estadio nacional Dennis Martínez.

La selección de besibol de Nicaragua terminó invicta en un total de seis encuentros y confirmó su hegemonía en este torneo, pues de las diez ediciones en las que ha participado ha conseguido la presea dorada en siete de ellas.

La selección de Panamá atacó temprano al ex ligamayorista Wilton López, que venía de una presentación no tan dominante en su apertura ante el combinado de El Salvador.

En el propio primer episodio, los panameños supieron capitalizar un error de la defensiva nicaragüense y se adelantaron 1-0.

El primer bate Edgard Muñoz alcanzó la primera tras un mal tiro de Iván Marín a la inicial y anotó gracias a imparables consecutivos de Eduardo Thomas y Gerald Chin.

López, sin embargo, pudo ajustar sus lanzamientos y dominó a los panameños durante cinco entradas completas, en las cuales solo permitió una carrera.

El lanzador no se quedó solo. La ofensiva nicaragüense le puso pimienta al bate y empezaron a anotar.

El primer aviso llegó con poder y del madero de Elmer Reyes, quien con uno en base mandó la pelota al otro lado de la barda, en el cierre delcuarto  inning.

Nicaragua, por fin, ganaba a Panamá y ya empezaba a ver el brillo a esa medalla de oro, la que toda Nicaragua ha pedido a gritos.

Y tras Reyes, dos innings después, llegó Cheslor Cuthbert, el grandes ligas que siempre estuvo encendido en los Juegos Centroamericanos, puso un hit que partió el diamante e impulsó la tercera carrera de Nicaragua.

A estas alturas, el estadio Dennis Martínez se iba haciendo más pequeño ante una multitud que olfateaba el oro.

Y si las cosas salían bien a la ofensiva, a la defensiva Nicaragua también lucía armada para la guerra: Roniel Raudez, quien entró de relevo en el sexto inning, empezó a ejecutar a los panameños, reduciendo a cero cualquier riesgo de sufrir otra carrera.

Raudez, quien milita conlos Medias Rojas de Boston y apenas tiene 19 años, lanzó fuego durante cuatro innings.