•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tengo 48 años de transitar por la crónica deportiva escrita, que tanto me apasiona, y hay muchas coberturas de eventos en los diferentes medios en que he trabajado, como redactor, editor y columnista que son recordables, pero –no sé si será por mi edad, 74 años- esta realizada por EL NUEVO DIARIO con un staff deportivo ampliado, me impresionó. Tengo que felicitar a cada uno de estos muchachos que concentraron esfuerzos, en ofrecer lo mejor cada día.

Me refiero a jóvenes periodistas, ansiosos de abrirse paso hacia la notoriedad con una voluntad capaz de mover montañas, y suficiente destreza en el manejo de las informaciones. El titular principal dedicado a los Juegos con letra llamativa, alta y lo necesariamente ancha, funcionó eficazmente, junto con el medallero y un par de llamados sobre lo más destacado. Como acostumbro, estoy haciendo recortes y volviendo a disfrutar de todas las entregas.

Alejandro Sánchez, Haxel Murillo, quien mostró su dentadura en la cobertura del “Chocolatito”, Harold Briceño, Iván Flores, se encargaron de todo lo que ocurría incluyendo las notas previas. Las entrevistas y reportajes diarios tanto en el primer cuerpo como en la sección de deportes, elaboradas por Noelia Celina Gutiérrez, Letzira Sevilla, Mauricio González, Karen Espinoza que ofreció los especiales del remo, Keysi García, Humberto Galo, José Isaac Espinoza y otros, garantizaron capturar la atención de los lectores. 

No voy a decir que fue una especie de posgrado para ellos, porque en esa tarea van a permanecer en el día a día mientras se abracen a la pasión como lo hacía Balzac mientras producía, sin percatarse de tomar 18 horas diarias, igual que Napoleón al frente de Francia. Quizás en estos momentos, cada uno de ellos, se sienta raro sin el compromiso de moverse en ese vértigo informativo, deseosos de nuevas tareas cargadas de exigencia parecida.

Están jóvenes, son alegres y bullidores, ansiosos por destacar, estimulados por la dimensión proporcionada a su notas, se encuentran en pleno proceso evolutivo, como también los fotógrafos que los acompañaron como escuderos, atentos a sus necesidades, incluso hasta atreviéndose a hacerles sugerencias. Amigos, hay una satisfacción en este periódico, por el trabajo que entregó este equipo. Vale la pena archivarlo.

¡Bravo muchachos! El futuro les hace señas. Cómo me gustó seguir las huellas de estos Juegos a través del trabajo realizado por ustedes. ¡Un abrazo!