•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mariela Toruño con 11 semanas de embarazo, compitió en los XI Juegos Centroamericanos. El domingo, junto a su hermana Merarys, ganó medalla de bronce en la modalidad de Copa de Naciones. Cuenta que guardó silencio, pues, tenía temor que la Federación Nicaragüense de Tenis (Fedetenis), no le permitiera disputar el torneo en un intento por proteger la vida del bebé, evitando riesgos.

En abril de este año, la tenista Serena Williams ganó el Abierto de Australia, estando embarazada. La estadounidense no tuvo ningún problema durante la competición, lució grandiosa y semanas después dio a conocer que tendría un bebé, el cual nació sin problemas en septiembre. El caso de Williams es el antecedente inmediato que se puede comparar con el riesgo que tomó Mariela. 

“Arribando a Nicaragua proveniente de Guyana Francesa a finales de noviembre me encontré con la sorpresa de que estaba embarazada. Pero no me eché para atrás, decidí probar hasta dónde podía llegar en el torneo. Logré ganar el bronce junto a mi bebé, pero fue muy riesgoso, gracias a Dios terminé”, contó Toruño. 

La noticia tomó por sorpresa a su padre y entrenador Julio Toruño. “Mi papá inicialmente me dijo que no podía jugar. Se le vino todo encima porque él estaba ilusionado con que sus dos hijas participáramos en los Juegos Centroamericanos”, explica. Según Mariela, la doctora encargada de hacerle el chequeo médico le prohibió participar. 

“Mi ginecóloga me dijo que no participara. Muchas personas no sabían de que yo estaba jugando embarazada, sé que me volé las trancas, pero tenía ciertas informaciones de que muchas jugadoras pudieron afrontar torneos estando embarazadas porque su cuerpo está acostumbrado al deporte. A veces sentía que me faltaba el aire en la cancha, pero entre puntos trataba de ganar oxígeno pero no pasó nada más grave”, señaló.

 Mariela disputó un total de 6 partidos en los Juegos Centroamericanos, incluyendo sencillo, dobles, y Copa de Naciones. “En el partido por el bronce entré con todas las fuerzas para ganar y lo logré. Finalizado ese último partido me sentí orgullosa, feliz, mi bebé me dejó jugar”, dijo entre risas. 

Postura de Fedetenis 

Por su parte, Luis Silva, presidente de la Federación Nicaragüense de Tenis (Fedetenis), señaló que él no sabía sobre la situación en la que estaba Mariela. “Su padre muy emocionado me dijo lo del embarazo después del último partido, yo no sabía absolutamente nada. Es cierto que se estaba representando a Nicaragua, pero se arriesgó la vida de un niño”, explicó el dirigente.

“En el reglamento de Fedetenis no tenemos ninguna regla respecto a que esto vaya a afectar esa medalla que ganó Mariela. Lo que sí puedo decir es que si nos hubiésemos dado cuenta, Mariela no juega, porque era poner en riesgo otra vida, no íbamos a permitir eso como federación”, agregó.