•  |
  •  |

Aparecieron cuando el Universo tenía menos de un cuarto de edad, pero, sorprendentemente, están muy evolucionadas, lo que puede modificar las teorías sobre la formación del Cosmos

Un batallón de telescopios en la Tierra y en el espacio, entre ellos el Very Large Telescopio del Observatorio Europeo Austral (ESO) Paranal (Chile), ha descubierto el cúmulo de galaxias maduro más remoto encontrado hasta ahora. Debido a su distancia, este conjunto de galaxias puede observarse tal y como era cuando el Universo tenía unos 3.000 millones de años, menos de un cuarto de su edad actual. No obstante, su parecido con los que se encuentran en el Universo actual es sorprendente. Si existen más conjuntos como éste, las teorías sobre la formación del Cosmos quizás deban ser revisadas.

“Hemos medido la distancia hasta el cúmulo de galaxias maduro más distante encontrado hasta ahora”, afirma el autor principal del estudio, Raphael Gobat. “Lo sorprendente es que cuando miramos de cerca este cúmulo de galaxias no parece joven, muchas de estas galaxias se han asentado y no se asemejan a las típicas con formación estelar que se ven en el Universo primitivo”, añade.

Los cúmulos de galaxias son las estructuras más grandes en el Universo que se sostienen gracias a su propia gravedad. Los astrónomos suponen que crecen a través del tiempo, de ahí que los masivos sean tan raros en el Universo primordial. Sin bien se han podido observar cúmulos de galaxias incluso más lejanos que éste, parecen ser cúmulos jóvenes en proceso de formación y no sistemas maduros asentados.

La agrupación ahora descubierta, llamada CL J1449+0856, poseía todos los rasgos de un cúmulo de galaxias remoto. Los resultados mostraron que efectivamente lo era -apareció cuando el Universo tenía unos 3.000 millones de años-, pero había algo especial. Un numeroso grupo de telescopios , entre ellos el telescopio espacial Hubble de la NASA y la Agencia Espacial Europa (ESA), observó que las galaxias en este cúmulo no poseían estrellas en formación, sino que estaba compuesto por estrellas de unos mil millones de años de edad. Esto lo convierte en un cúmulo maduro, similar en masa al cúmulo de Virgo, el más cercano a la Vía Láctea.

Una nube muy caliente
Observaciones en rayos X realizadas con el observatorio espacial XMM-Newton de la ESA al objeto proporcionaron evidencias adicionales que apoya la opción de un cúmulo maduro. El cúmulo está emitiendo rayos X que provendrían de una nube muy caliente de gas tenue que inunda el espacio entre las galaxias y que se concentra hacia el centro del cúmulo. Este es otro signo de un cúmulo de galaxias maduro.

“Estos nuevos resultados apoyan la idea de que los cúmulos maduros existían cuando el Universo tenía menos de un cuarto de su edad. Este tipo de cúmulos son supuestamente muy escasos según la teoría actual, por lo que hemos sido muy afortunados al poder encontrar uno”, apunta Gobat. Sin embargo, si observaciones posteriores detectan muchos otros, “esto podría significar que nuestra comprensión del Universo primitivo necesita ser revisada”.

ABC.es