•  |
  •  |

Unirnos a los ritos o ceremonias ancestrales ya no es asunto de cerrar los ojos y hacer un recorrido mental de aceptación y del reconocimiento que éstos tuvieron en épocas pasadas, sino más bien empezar a hacer las mismas conexiones con el cosmos y la naturaleza, retomando las costumbres y tradiciones únicas de nuestros pueblos indígenas.


Cada una de las personas que desean revivir y retomar los conocimientos exitosos de nuestros antepasados ante el culto a los elementos de la naturaleza y universo, la Espiritualidad Ancestral Indígena es la puerta y guía para llegar más allá del reencuentro individual y cósmico.


La espiritualidad Ancestral Indígena no es una ceremonia deliberada sobre las costumbres y tradiciones nativas, sino que tiene como base fundamental el despertar de la conciencia del ser, del individuo hacia la colectividad, dijo Yader Villanueva, miembro activo de Jornada de Paz y Dignidad.


La práctica de la espiritualidad ancestral en Nicaragua se hace desde diversas comunidades que guardan tesoros indígenas, haciendo uso de los cuatro elementos fundamentales del proceso de la naturaleza: tierra, fuego, aire y agua, como parte del agradecimiento que uno debe tener con el medio, hábitat que flota sobre un mismo universo, agregó Villanueva.


¿Cómo revivir las prácticas ancestrales?
Danzar y girar al compás de las manecillas del reloj forman parte del agradecimiento físico que  hace vibrar y abre la puerta a la energía cósmica y limpia para elevar el nivel espiritual del alma y conciencia humana.


Los rezos, cantos y meditación forman parte del agradecimiento de la mente, mismo que hace aún más grande la entrada  a la  divinidad espiritual, dado que  las personas pueden llegar a interiorizar experiencias de vidas al punto de transformarlas en experiencias cotidianas y dar paso firme en el futuro, aseguró Maritza Centeno, Coordinadora de Paz y Dignidad.


Las prácticas ancestrales datan desde miles de años dentro del continente americano, compartido con las comunidades del Sur, Norte y Centroamérica. Todas con ceremonias similares, donde agradecen y reviven costumbres para adquirir conexiones energéticas y llegar al equilibro de la conciencia divina ancestral, resaltó.


Quien siente la necesidad de conectarse con el más allá espiritualmente hablando, obtiene retribuciones placenteras que van desde la apertura de la mente hasta percibir sensaciones de vida más placenteras, explicó.


Por la coexistencia armónica de todo cuanto existe dentro de los ceremonias ancestrales, las alabanzas se dirigen  al abuelo fuego, a la hermana luna, madre tierra, al papá sol, a la hermana agua y al hermano viento, como parte del respeto e importancia que tienen éstos para la vida del hombre en la tierra.

 

Lo que se creía antiguamente

Los españoles en la época de la Colonización creían que los indígenas rendían culto al demonio cuando se reunían en círculo a adorar a los cuatro elementos de la naturaleza a través de sus típicas ceremonias llenas de cantos, frutas, ofrendas de fuego y bastones como mensajeros espirituales, como líderes.


Hay quienes todavía mantienen esa percepción, que estas ceremonias son para invocar a la negatividad, pero sin duda son pensamientos arrastrados por la mentalidad retrógrada que se ha alimentado de generación en generación.
Es importante que cada una de las personas empiece a cambiar  los malos pensamientos por motivaciones positivas que alimenten el alma, cuerpo y espíritu; retomen las  prácticas de nuestros antepasados como el vivo ejemplo de adquirir conocimientos y conciencia divina.
Dentro del círculo ceremonial

Primero se crea un círculo sagrado con flores o elementos de la naturaleza y con una entrada que vaya en dirección hacia el sol, y dentro del mismo se hace otro círculo donde se coloca el fuego sagrado, mismo que debe encenderse de la forma más natural posible, con el fin de que la energía no se difumine.

Para entrar al círculo, las personas invitadas o miembros del mismo deben hacerlo por la izquierda, a favor de las manecillas del reloj, para tratar de empujar la energía hacia una sola dirección y poder crear una energía más limpia para abrir rumbos de saludos  a la energía positiva. 

 

Créditos

Movimiento de Paz y Dignidad, ubicado del canal 2, 1 cuadra al lago y dos abajo, Eya`z Café donde fue el Bongo Tropical. Teléfono: 8906-9299.