•  |
  •  |

Es cierto que el amor no debe tener reglas, pero sí es conveniente que haya algunas premisas a seguir, dado que muchas veces éstas marcan los valores de respeto entre amigos y la pareja.


Las reglas para amar y ser feliz deben estar enfocadas desde el momento que adquirimos un compromiso con alguien como pareja, para concebir el verdadero significado del amor.

 

Siempre que se acerca el 14 de febrero, se habla del amor y la amistad con más énfasis, pero sin darle importancia al significado de estos valores más que el consumismo de intercambio de detalles y no de la facultad de amar desde la parte más divina del cuerpo y la mente. Ese sentimiento debe ser alimentado durante todos los días del año y no solamente en esta época.


Para que las reglas de oro tomen fuerza en el amor y llegue la felicidad, es importante que la pareja esté consciente de sus decisiones, en cuanto al amor que se tienen y se cuestionen sobre si en realidad están enamorados; si están dispuestos a compartir sus buenos y malos momentos con esa persona. Todo eso con el fin de saber cómo será la unión durante el resto de sus vidas, dijo Jery Céspedes, Misionero Gnóstico.


Según Céspedes, las reglas del amor van dirigidas a todas las personas que desean lograr una vida estable en sentido general, a quienes anhelan vivir con éxito, sin importar los obstáculos de quienes desvirtúan el  significado del amor sin haberlo conocido aún.


Dentro del Gnosticismo, amor es un término difícil de expresar a través de frases, música, tarjetas, obsequios u otros intercambios como los que hoy en día se suelen dar las parejas, la gnosis lo compara con el amor de Dios, del cual todos hablan pero nadie puede definir la magnitud del mismo, explicó el misionero gnóstico.


Si las reglas son tomadas en consideración de forma razonable y conscientemente, mental y espiritual podrán percibir, sentir y describir personalmente desde lo más profundo del alma el verdadero significado del  amor de pareja.


Estas medidas que detallamos a continuación marcan dentro del amor y la felicidad un punto de equilibrio, para encontrar esos valores en común con la pareja que escogimos para dar y recibir amor, y por ende llegar al clímax del verdadero sentimiento, reprimiendo cualquier conflicto negativo que quiera desunir a la sociedad y uno mismo, por la falta de conocimientos.

 

* Las interrogantes dentro  de las reglas del Amor, siempre ayudan a depurar los sentimientos que no están claros, sobre todo porque este plano juega un papel principal que pocos entienden aun cuando se está en el llamado mes del  amor y la amistad.

Para que estas reglas se puedan cumplir con habilidad, el hombre y la mujer no se deben comprometer en matrimonio si no están realmente enamorados. Dentro del ejercicio gnóstico, “nadie ama sin amor”.

 

* La comprensión debe ser una regla básica, dado que sin ésta no tiene sentido ir tras la regla del amor y la felicidad. Esta cualidad parte del interés individual, de la responsabilidad y sobre todo, qué tanto compromiso uno adquiere con la pareja desde el inicio de toda relación. La meditación sobre este tema debe ser un punto de consideración.

 

* La regla de la responsabilidad es tomar en cuenta qué tanta seriedad tuvimos para conseguir una pareja, y finalmente concebir el matrimonio. Dentro de esta regla el honor y la conciencia forman parte indispensable de quien hace honrar el amor.

Sin lugar a dudas, la responsabilidad es un punto de apoyo fundamental para quien unió su vida y formó un hogar lleno de amor paz, felicidad eterna. Quien acata esta norma comprende la responsabilidad, se compromete automáticamente con el progreso físico y espiritual de su pareja, de esa manera con la estabilidad del hogar.

 

* Nunca debe faltar dentro de una relación y un hogar el espíritu de la alegría, este  aspecto es un motor lleno de positivismo que permite que el amor día a día sea más ameno y propositivo en cuanto a la elevación de alma hacia la parte espiritual.


    La alegría no sólo debe ser festejada con derroches de comidas o bebidas entre amigos, sino que debe ser más intima, con oraciones, inspiraciones y contemplaciones espirituales hacia donde está el Dios que emana el verdadero amor.
    La alegría debe ser fiesta para el alma y cuando se está en pareja debe ser estrechamente compartida por ese amor que se profesan y juraron ante un ser supremo.


* La voluntad.- Esta regla, es sin duda, una pieza que debe tener la combinación de querer algo de verdad, sin peros que valgan más que el ánimo de lograrlo con sinceridad. No se puede llegar al verdadero amor y la felicidad si las parejas no tienen en cuenta la importancia de concebir estos valores que los llevará al ámbito espiritual.


* Dicen que la sinceridad es la flor de loto del alma de las personas, no hay ojos que logren ocultar este significativo valor y es a través de ésta que las personas ganan cariño, afecto  y mucho amor.

 

* Quien sabe explotar el sentimiento o la virtud de la sinceridad es capaz de hacer que las parejas estallen de felicidad, quien no lo aplica de forma positiva será siempre un traidor, un mal hijo, mal padre  y sobre todo una mala pareja que carece de virtudes espirituales y morales. No debemos resistirnos a ser sinceros con la persona que tanto decimos amar.

 

* Quien diga que la cultura no es importante dentro de las reglas de oro entre parejas para elevar su calidad de vida espiritual está equivocado. Esta regla existe desde  siempre y es la que permite que las parejas se acoplen según sus afinidades natas y adquiridas durante el aprendizaje de la vida.

 

* Quien no tiene caridad no puede aspirar en la vida a ser amado, ni mucho menos sabe amar a una persona; la caridad es un elemento estabilizador que se llama amor.


    Donde no hay caridad, no hay posibilidad de conciliación, de perdón y sobre todo de mantener esa constante en el amar y en la paz; la persona cruel goza de ver a otra derramar las  lágrimas, goza viéndola sufrir.

 

* La organización.- Es una forma que debemos aprender los seres humanos para que cada cosa esté en su lugar. Las parejas organizadas logran tener un orden en los ingresos y egresos, no gastarán más de lo que pueden, ni dejan de gastar lo necesario, deben ser personas aseadas, organizadas, así le darán un tinte diferente a su vida, a su hogar, a su trabajo y a quienes los rodean.

 

* La mística lleva a la cúspide del amor a las parejas y es la forma de acercarse a las grandes realidades de los misterios de la vida y la muerte, mediante el desarrollo de los ojos del alma que sólo esta regla puede lograr. A través de esta última regla las parejas pueden concebir llegar al amor y a compararlo con el amor de Dios.

Tome Nota:
Conferencia sobre este tema mañana viernes 11 de febrero. Lugar: Centro Cultural Gnóstico
Hora: 6:00 p.m. Entrada: Gratuita.
 
Créditos

Centro Cultural Gnóstico. Ubicado en  Villa Don Bosco, pista El Dorado, del semáforo de los Bomberos, del Mercado Roberto Huembes 75 varas al norte, casa E-144, 2do nivel. Teléfono 2249-4677