• |
  • |

Los astros desde el principio de la vida han significado mucho para el ser humano, quien espiritualmente sabe el verdadero significado de pertenecer a un signo zodiacal y sus influencias terrenales.


El accionar del ser humano está demarcado por los signos zodiacales, que van sujetos a diversos elementos y características únicas que sólo el mismo hombre puede modificar psicológicamente, y no alguien que a diario cambia el significado de forma mercantilista y a su conveniencia.


Son muchas las teorías y conceptos que se tienen de los 12 astros que conforman los signos del zodiaco, pero sin lugar a dudas, dentro de los estudios gnósticos, según Jery Céspedes, éstos tienen más que una influencia divina sobre los comportamientos, que permite la sublevación del yo externo con el interno.


El numero 12, cabalísticamente está estrechamente relacionado al número de meses del año y a la cantidad de discípulos con los que Jesús se hizo acompañar, por ejemplo. Lo que significa que la influencia que poseemos las personas sobre los signos vienen sujetas a una posición y fechas específicas que no se pueden cambiar.


Según la gnosis, aunque una persona pueda o no aceptar la existencia de ellos, se ha podido comprobar que éstas, según la fecha en que nacimos, tienen características muy similares a las que tienen los seres humanos, dentro de la cual no aplica la genética, únicamente la influencia natural de los signos.


Las costumbres, actitudes positivas y negativas forman parte de estas características que envuelven a los signos zodiacales, algunas de estas pueden ser visibles, otras transparentes y ahí los puntos que se deben trabajar para modificar nuestro futuro a una mejor vida.


Por ejemplo a las personas del signo Leo les gusta mucho tener liderazgo, dirigir, llevar siempre el centro de atención, pero muchas no saben que tienen esta característica dentro de su signo que les puede ayudar a suplir la falta de decisión en la vida diaria. Quienes nacen con estas particularidades es porque seguramente en su vida pasada no tuvieron esa actitud y el destino busca que esa persona se fortalezca con esa parte débil que arrastra en el alma. Y así como los que nacen en Leo, funciona con los demás.


Lo que permiten la verdadera influencia de los astros sobre los humanos es no dejar que se vuelvan a cometer los mismos errores en su otra existencia y se puedan mejorar, dado que el signo es la única suerte que proporciona al hombre.


Hoy en día estas influencias se han distorsionado, con el ánimo de hacerle creer a la gente que su vida puede cambiar en cuestión de minutos, pero es aquí donde el ser cae en la trampa de ver lo que quiere ver, con el fin de resolver su vida de la forma más fácil.


Mantener contento el deseo del ser humano y no la realidad de éstos es lo que hacen algunas personas que leen el signo zodiacal como medio de sobrevivencia, aún cuando en realidad ignorar que éstos sí poseen gran potencial espiritual. Para quien no sabe, los cambios dentro del ser humano sólo ocurren cada 7 años.

Créditos Centro Cultural Gnóstico