•  |
  •  |

Los principios religiosos, al igual que las más importantes corrientes filosóficas y la expresión popular o folclore en todas las latitudes, desde tiempos inmemorables nos hablan de que tenemos alma. La Santa Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento habla de que habrá una resurrección y ahí se unirán el cuerpo y el alma.  ¿Cuándo sucederá esto y todos los detalles? Eso es  un gran misterio pero religiosamente es algo que debemos creer aunque muramos sin comprenderlo.

Tiene relación con la eternidad
Las escuelas iniciáticas orientales y occidentales hablan del alma, muchas de ellas de la reencarnación, que no es más que la superación del ser o del alma a través de varias existencias. Es el alma que viaja en un tiempo, posiblemente, no de 24 horas ni de 365 días, ya que ese parámetro obedece a nuestra ubicación sideral. Es el tiempo que para entendernos llamamos eternidad, del cual el ser superior es Dios, quien domina esas dimensiones. Es el Alfa y la Omega, dice el Maestro Jesús, el principio y fin del todo.

Algunos filósofos, desde los griegos hasta Leibniz, a mediados del S. XVIII, tratan de explicar ciertas realidades con el concepto de “mónadas”, con espacios o moradas donde el ser se manifiesta y hace posible el proceso de evolución.


La tradición oral
Nuestros pueblos en Nicaragua y en todo el mundo, por medio de la tradición e historia oral tienen incontables experiencias, algunas ya parte del folclore de cada país y otras aún incipientes o recurrentes.

La mente y sicología humana trata de figurar las experiencias que observa y de ahí crea un principio que en algunas ocasiones llamamos mitos; pero al descodificar los mitos nos damos cuenta que tienen herramientas súper poderosas para ordenar o reordenar nuestros conocimientos. En nuestros países se conoce la leyenda de “La llorona”. Cuenta la tradición oral que, una mujer perdió a sus hijos y los buscó toda su vida sin poderlos encontrar, a tal grado que después de muerta, como alma en pena, salía a buscarlos y se podían escuchar en noches de luna llena sus desconsoladores gritos diciendo: ¡hijoooooosssss! Toda la gente se recogía temprano en sus casas pero nadie la podía ver.

Existen otros relatos de almas en pena que están relacionados con personas muertas o asesinadas y que se presentan en caminos, casas, hospitales, iglesias y cementerios. A estos, modernamente, se le llaman fantasmas o fenómenos Poltergeist.

Las iglesias protestantes, desde Lutero, no reconocen a las almas en pena y para ellos todos esos son artificios del Demonio para hacer pecar a los humanos. Ellos no creen en el Purgatorio.


En lo religioso
El catecismo moderno católico reconoce que las almas no van siempre directamente al Cielo cuando mueren, al Infierno parece que sí. Pues para entrar al Cielo se debe estar puro, para lo cual milenariamente la Iglesia habla del Purgatorio, es decir, un estado donde la persona purifica su alma para poder finalmente ir al Cielo.

Muchas veces las almas en pena se manifiestan a los humanos para resolver asuntos que no hicieron en vida. Algunas otras ocasiones, están muy apegados o preocupados por sus seres queridos y no descansan en paz. Según las enseñanzas de la Iglesia en la Tierra podemos arrepentirnos y ser perdonados o salvos; ya en la otra es una situación diferente, sólo tenemos que purgar, sufrir o gozar de la presencia de Dios.

TOME NOTA
Francisco Picado Valle  atiende sus enfermedades con medicina natural, acupuntura, masajes, sauna, regulación de peso, orientación personal y balance de energías. Aún hay cupo para el  Curso de Masajes. Curso Medicina Natural y Acupuntura a Distancia. Clínica de Terapias Naturales y Spa, antiguo cine Rex 75 v al lago T. 2251 4456 y en K. 20.2 C.
Masaya Qta. Claudina. Móvil: 8654 5677
E-Mail: terapiasnaturales.fp@gmail.com