•  |
  •  |

La vida misma está llena de retos y dilemas, malos, buenos, fáciles y difíciles; sin embargo, solo se pueden incidir sobre ellos con una buena actitud, dado que el hombre puede hacerse el camino durante el proceso de vida en el mundo.

Todo puede tornarse fácil o  difícil si nuestros deseos están enfocados en dichas posibilidades, sobre todo cuando tenemos expectativas sobre alguna meta profesional, del reencuentro con uno mismo, familiares, etc., que van desde lo físico a lo psicológico.

Muchas personas se toman la molestia de cuestionar sobre el accionar de otra según ellas, haciendo evidencia que siempre los asuntos ajenos son más fáciles y que a ellos les toca la parte dura. Este tipo de persona justifica sus fracasos bajo excusas, sin argumentos  que soporten la explicación de lo fácil o bien de lo llamado difícil.

Elizabeth Lozano, Directora de Nuevo Acrópolis, explica que lo fácil y lo difícil está presente dentro de la visión y actitud de cada una de las personas con respecto a qué esperan de la vida bajo su propio esfuerzo, motivación y deseos.

Lo fácil y lo difícil solo depende de las personas y  las  circunstancias en las que viven, pero sobre todo de sus actitudes, dijo la  Directora, misma que define el término fácil  en aquello que las personas conocen muy bien y que no representa ningún  tipo de trabas.

Quien ve fácil algo es porque seguramente en algún momento de su vida aprendió  sobre el asunto y sus conocimientos son suficientes para sentirse seguro en resolver cualquier situación que abarca lo físico y psicológico de él o de otra persona.  

Para Lozano lo difícil consiste en lo que no se sabe dominar, pero más aún que no se conoce o se niegan a conocer, volviéndolo así lo difícil en un conflicto sin  resolver si la persona  opta por una actitud cerrada  bajo una ceguera mental que no permite que el ser avance.

Hacer una lista de personas, de trabajo, de materias, de situaciones,  de psicología, de épocas  difíciles sería algo incalculable e inacabable de mencionar en caso de pretender dar solución a cada uno de eso llamado difícil.

Con este artículo según Delia Steinberg Guzmán, Directora Internacional de Nueva Acrópolis pretenden llamar la atención sobre la posición interior de quien debe enfréntese con lo difícil.

La mayoría de las personas reconocen que hay cosas fáciles, y que generalmente son las que hacen los demás y una pocas que cumplen satisfactoriamente cada uno de los afectados.

“No sé porqué la mayoría de la gente piensa que los demás tienen cosas ‘fáciles’ que hacer, y que la vida acumula las dificultades sobre uno y no sobre ellos. Es posible que estas personas no sepan ponerse de verdad en el lugar de los demás para retomar la actitud positiva.

Lo fácil en sí no existe a ciencia cierta, para llegar a concebir algo como tal se debe pasar por un proceso de aprendizaje como los que vivimos a diario los seres humanos, con la diferencia que no todos llevan en su psicología la misma actitud motora.

Existe lo que sabemos y podemos hacer, y lo que ni sabemos ni podemos hacer; en fin,  lo fácil es lo ya aprendido, lo que ya se ha dominado y se realiza con soltura, mismo que se refleja a través del actuar en la vida.

Del mismo modo, lo difícil depende de la persona y su saber acumulado. Lo que no se conoce, lo que se presenta como algo nuevo, tiene la máscara de lo difícil. Es probable que por no saber la situación, se siga llamando “difícil” durante muchos años a una misma cosa, dado que ya no es tan desconocida ni nueva, sino repetitiva y temida.

La experiencia del miedo y del temor a lo nuevo, es la que nos lleva a la mayoría de las personas al abismo de lo difícil, quien supera los temores se hace un camino a lo fácil.

Es natural que la vida esté repleta de cosas difíciles. Todos hemos venido al mundo para aprender, para sumar nuevos conocimientos. Si todo fuera siempre fácil sería un toque de atención o nos habríamos estancado en lo que ya sabíamos, o nos habríamos vuelto inconscientes como para no reconocer los nuevos escalones.

Lo difícil es lo que nos pone frente a lo que nos corresponde adquirir en este momento, a lo que pareciendo una dura prueba- es, sin embargo, el ejercicio indispensable para que las experiencias se abran paso en la conciencia.

¿Cuantos de ustedes suelen ponerse en la situación de lo difícil? La respuesta la puede encontrar dentro de sí mismo, revisando qué tipo de actitud solemos relucir cuando pensamos o hacemos algo, por ejemplo. El secreto para llegar a lo fácil consiste en la seguridad misma.

Créditos:

Fuentes Delia Steinberg Guzmán, Directora Internacional de Nueva Acrópolis, ubicada de donde fue el Chaman 100mts al sur casa- 25. Teléfono: 2277-1193.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus