•  |
  •  |

El término amuleto procede del latín “amuletum”, y da a entender  que es objeto que protege. Por lo general toma sustancias del reino animal o del mundo vegetal. En este mismo sentido, aunque con valor superior se parece al  “fetiche”, palabra procedente del portugués y que significa “hecho a mano”; lo que quiere decir que los objetos  para proteger no son naturales, se fabrican  para cada persona  en particular.  

Sin embargo, hay algunos que se pueden llamar genéricos, porque se elaboran para gran cantidad de personas tomando como fundamento los signos zodiacales. Así para cada signo zodiacal  hay amuletos con los elementos que le son propios: piedra preciosa, planta, y más. Estos amuletos se cargan, rezan o se consagran para cada persona en particular, y por lo tanto, no tiene efectividad o es nula para otro individuo, más que a la persona a la que le fue preparado.

Los amuletos pueden estar destinados para favorecer contra enfermedades, para librarte de malas vibras, alejar la mala suerte o situaciones difíciles en asuntos económicos o sentimentales.

Su función propiamente dicha, es proteger contra la desgracia o alejar una influencia malsana derivada de los sentimientos negativos de nuestros enemigos ocultos. Son vehículos de fuerza mística que proceden del mundo extrasensorial y protegen contra energías de la misma procedencia, proporcionan beneficios y en ocasiones pueden asegurar la plena protección en el sentido amplio de la palabra.

Nuestro interior mágico
El aspecto mágico que permanece dentro de nosotros es propenso a no distinguir  entre la felicidad y ausencia de desgracia, especialmente cuando el objetivo no se muestre estrictamente definido. Por esto el mentalista, parapsicólogo, la persona  intermediaria en ritos especiales los consagra o los reza, oponiendo fuerzas místicas a otras maléficas provenientes de otros ritos  o de procedencia desconocida.

El amuleto en sí ha sido tratado por especialistas en sociología y de la etnografía, atribuyéndose su acción mágica en el sentido que superficialmente hemos expuesto, agregando que cuando por su intermedio se logran resultados propicios, estos son producto de la misma fe que se haya  puesto en sus poderes, al igual que sucede con cualquier otra clase de objetos (corbatas, prendas de vestir, etc.).

Los amuletos han evolucionado hasta llegar  a un estadio más elevado.

TOME NOTA:
*Notas de consulta de la profesora MAGNOLIA. Parapsicóloga.  Te ayuda a resolver tus problemas en el amor, contra envidia, mala suerte, estudio, trabajo y negocios.  Lectura del Tarot y de las cartas del trabajo. Amplia gama de productos esotéricos.  Atiende de lunes a sábado de 9 de la mañana a 5 de la tarde, previa concertación de cita, barrio Santa Ana, de la iglesia de Santa Ana, media cuadra hacia abajo, casa # 2010.  Teléfono: 2266-2262 Móvil: 86990842, Managua.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus