•  |
  •  |

¡Yo solo sé que no sé nada!, decía Sócrates. Sin duda uno de los más brillantes filósofos griegos, siendo esta la única y tajante verdad, pues reconocerse ignorante es la forma más justa de aminorarnos la carga, ya que toda labor del ser humano es encontrar la sabiduría, aun sabiendo que esta en su total capacidad es imposible de alcanzar.

Por eso, y tomando en cuenta que la sabiduría es inalcanzable, fuimos descubriendo las cualidades y capacidades que hicieron a grandes hombres perdurables. Ellos descubrieron que la mejor manera de sentirse sabios era dominándose, aceptando que ninguna educación o enseñanza llega a estar completa.  Frases y palabras de aliento nos permiten  conocer la verdadera naturaleza del ser humano, en ninguna época ha dejado de haber un cúmulo de oportunidades para aprender.

La  vida es corta

Se cuenta que en el siglo pasado un turista norteamericano fue a  la ciudad del Cairo, Egipto, con la finalidad de visitar  a un famoso sabio.  El turista se sorprendió al ver que el sabio vivía en un cuarto muy simple y lleno de libros. Las únicas piezas de mobiliario eran una cama, una mesa y un banco. ¿Dónde están sus muebles?, le preguntó el turista.  El sabio, rápidamente respondió.  ¿Y dónde están los suyos?  ¿Los míos?, se sorprendió el turista, ¡pero si yo estoy aquí solamente de paso!  Yo también concluyó el sabio.

La vida en la tierra es solamente temporal; sin embargo, algunos viven como si fueran a quedarse aquí eternamente y se olvidan de ser felices.  El valor de las cosas no está en el tiempo que duran, sino en la intensidad con que suceden. Por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomparables.

Dios no te preguntará que modelo de carro usabas, te preguntará a cuánta gente hiciste un favor con él. Dios no te preguntará cuántos metros cuadrados tiene tu casa, te preguntará a cuanta gente refugiaste en ella.  Dios no te preguntará la marca de la ropa que usas, te preguntará a cuantos ayudaste a vestirse con ella.

Dios no te preguntará cuan alto es tu salario, te preguntará si vendiste tu conciencia para obtenerlo.  Dios no te preguntará cuál era tu título, te preguntará si hiciste tu trabajo con lo mejor de tu capacidad y honestidad.  Dios no te preguntará cuántos amigos tenías, te preguntará cuánta gente te consideraba su amigo.  Dios no te preguntará en qué vecindario vivías, te preguntará cómo tratabas a tus vecinos.

Dios no te preguntará  el color de tu piel, te preguntará por la impureza de tu interior.  Dios no te preguntará por qué tardaste tanto en buscar la salvación, te llevará con amor a su casa en el cielo y no a las puertas del infierno.  

Dios no te preguntará a cuántas personas les distes este mensaje, te preguntará si te dio vergüenza hacerlo. Que Dios bendiga nuestras vidas en este nuevo tiempo, nueva oportunidad para vivir y servir.

TOME NOTA:
*Texto y de estudio de la profesora MAGNOLIA. Parapsicóloga.  Te ayuda a resolver tus problemas en el amor, trabajo, estudio, contra envidia, mala suerte y negocios.  Lectura del Tarot y las cartas del trabajo.  Amplia gama de productos esotéricos de efecto verdadero. Consultas confidenciales.  Atiende de lunes a sábado de 9 de la mañana a 5 de la tarde, previa concertación de cita, barrio Santa Ana, de la iglesia de Santa Ana media cuadra abajo, casa # 2010.  Teléfonos: 2266-2262 / 8699-0842, Managua.