•  |
  •  |

Por siglos la cultura Maya, ha marcado una referencia del conocimiento, por sus múltiples prácticas basadas en el corazón de la tierra y sus elementos, que se extendió por toda Mesoamérica, donde aún la mantienen viva indígenas por herencia, entre ellos sacerdotes y sacerdotisas.

Quien se introduce en el conocimiento de esta hermosa e histórica cultura, automáticamente sabe que los rituales mayas son una articulación importante dentro de las esferas espirituales y sus costumbres, la cual les libra de malas vibras y atraen las esencias positivas de la vida a través de las energías.

La cultura Maya es una ciencia y no una religión como muchos suelen creer y sus ceremonias están denominadas como una actividad sagrada que sirve para  que todos los participantes tengan un mayor acercamiento al Supremo, quien nos gobierna y rige la naturaleza, según Rosa Álvarez Mansia, Sacerdotisa Maya de Guatemala.

Las ceremonias Mayas fueron pensadas por los ancestros como el mejor medio para que los seguidores se cargaran de energías positiva y limpiaran de las negativas, al mismo tiempo pedir salud, trabajo, pero principalmente sabiduría para lidiar con los momentos más críticos en la vida, expresó.

Cada ceremonia o ritual se hacen con diversas peticiones, objetivos específicos ya sea familiares, salud, económicos, por el bien común, para festejar fechas importantes, cerrar un siglo de relevancia para la comunidad o bien para brindar ofrendas como parte de un agradecimiento al Dios Supremo por todo lo que nos ha dado, entre otras, aclaró la sacerdotisa.

El corazón del cielo y de la Tierra, al igual que los cuatro elementos de la naturaleza forman parte de las bases primordiales de un escenario para hacer de un ritual algo sagrado, especificó la indígena maya, quien agregó que estos no tienen horarios para llevarse a cabo, pueden ser bajo los dioses del día o la oscuridad.


¿Quiénes son los dioses del día y la oscuridad?
Nada menos que esos astros que giran alrededor del cosmos, como el sol, las estrellas, la luna, y la noche. Los  rituales bajo los dioses de la oscuridad también sirven para agradecer, ofrendar, pedir sabiduría y conocimiento para un nuevo día y no precisamente es un acto de brujería, estos dioses existen por algo bueno, dijo Álvarez.

Limpiarnos y cargarnos de energías es el propósito de todo ritual, por tanto las prácticas al aire libre, las mesas espirituales, los lugares esotéricos, los templos sagrados mayas, los patios amplios y los cerros o montañas son la mejor opción para dejar entrar a los dioses.

“En cualquier lugar donde se hagan los rituales mayas nunca debe faltar un cabecilla maya, como el sacerdote o una sacerdotisa”, aclaró la guatemalteca. Los sacerdotes son quienes deben guiar y definir el mejor camino de los asistentes que llegan cargados de emociones, tanto buenas como malas y con ofrendas como parte del trueque del recibir bienestar energético.

La sabiduría con la que carga un dirigente maya, parte de todo un andamiaje hereditario, de sus ancestros y se les confiere en su mayoría la  responsabilidad  desde que nacen.

La sacerdotiza, explica que el fuego es el elemento natural de la tierra más imponente en una ceremonia, dado que esta sirve para quemar todo lo negativo, para encender las candelas que velan por cada petición y ofrenda brindada al dios de la luz y la pureza para desprender el aromático olor del incienso que purifica y relaja mente y para encender las hierbas  o  puros que abren camino con sus humos para apartar cualquier molestia del cuerpo y alma.

Las ofrendas de cualquier índole como dulces, panes, comida, bebidas, flores, no son más que para agradecer cada gesto y entendimiento espiritual a través de los cantos, bailes, música, velas, inciensos que el dios brinda, “es decir, tú me das yo te doy”, puntualizó.

Desde siempre las danzas, la música, los ayunos, según sea el trueque, los cantos, la presencia, el fuego, velas e inciensos han hecho presencia en los templos, espacios sagrados, para elevar la inmortalidad de la conciencia de nuestra alma, de nuestro espíritu sobre todo, enfatizó. Las fiestas dedicadas a los dioses se celebraban en las fechas establecidas según el calendario Maya basados en la naturaleza.

Créditos
Cooperativa Tininiska, Colonia Centroamérica, del triángulo 1 cuadra arriba 1 ½ al sur, casa J640. Teléfono: 88561053.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus