•  |
  •  |

Cuando verdaderamente deseamos obtener o hacer algo, lo primero que nos sucede es que nos sorprendemos, lo hacemos con palabras y simultáneamente lo visualizamos. Este proceso inteligente de nuestra mente no trabaja siempre con las coordenadas de tiempo y espacio; recursos materiales o económicos; conceptos éticos o religiosos. Se presenta de una manera natural y en correlación con las experiencias de la vida actual o acumulada de la persona. Este último aspecto es el que le pone obstáculos o le da vía libre a la realización de sus metas.

Sin embargo, lo novedoso, lo difícil o fácil; lo retador y en definitiva el éxito depende de una adecuada y sostenida auto-afirmación y visualización de lo que deseamos alcanzar. Este proceso se da automáticamente, pero si además de lo natural ejercitamos un poco más nuestra mente y actitudes el resultado es fabuloso, está bajo nuestro control y se lleva a cabo en el tiempo que nosotros mismos programemos.

Un ejemplo
Un ejemplo corriente de un propósito. “Quiero aprender el idioma inglés”. El ciudadano común y corriente que ocupa al mínimo o de una manera corriente su cerebro, se informa del curso, consigue el dinero, se matricula, va a clases en todos sus niveles, hace pruebas y al final, si todo va bien, se gradúa y domina el idioma. Este final feliz solo se da en un porcentaje medio de los matriculados. Una persona que ocupa las técnicas de autoafirmación y visualización hace lo mismo que el sujeto del ejemplo anterior, pero hace uno, dos o tres momentos de reflexión diaria fija y otros espontáneos durante el día para ordenar a su cuerpo y mente que es momento de relajarse y hacer unas tres respiraciones profundas repite mentalmente, frases como estas: “Estudio inglés diariamente y en poco tiempo domino ese idioma”. El inglés es muy fácil para mí, es como mi lengua materna”. Sorprendo a las personas con el dominio que adquiero del inglés“. “Pensar, leer, hablar y escribir inglés correctamente me abre muchas puertas para mi superación”. Hacer este ejercicio potencia la calidad de lo aprendido y lo hace en definitiva, exitoso en su propósito.

Este ejercicio que se debe hacer 2 o 3 veces al día unos 5 o 10 minutos con música relajante o con un incienso para que sublime el momento, se puede acompañar de otros propósitos, no más de tres, mientras toma experiencia. ¡Haga la prueba diariamente y en un par de meses será otra persona! Sirve para cualquier propósito.

TOME NOTA
Francisco Picado Valle, atiende sus problemas de salud física y emocional con medicina natural, acupuntura, masajes, sauna, regulación de peso, terapia floral, orientación personal y balance de energías. En enero inician cursos: Medicina Natural y Acupuntura y Acupuntura Avanzado. Infórmese. Clínica de Terapias Naturales y Spa, antiguo cine Rex 75 v. al lago y en K 20.2 c. Masaya. T. 2251 4456, 8654 5677 E-Mail: terapiasnaturales.fp@gmail.com