•  |
  •  |

Años atrás, las personas en el mundo hablaban sobre su interés de encontrar el equilibrio, pero muy pocos lo lograban con certeza, pues se dejan llevar por los extremos comerciales. Hoy en día se puede decir que la sociedad tiene altas posibilidades de encontrar la armonía del yo dentro del cosmos a través de las dinámicas amplias e infalibles que posee el Feng Shui.

El Feng Shui es una dinámica de decoración y de colorido, es el arte de acomodar y de reacomodar los artículos que dan cuerpo al hogar, de poner las tonalidades adecuadas para atraer el equilibrio energético, así como el que se nos ha escapado producto del desequilibrio momentáneo.

“El Feng Shui es el arte de vivir en paz en medio del espacio en el que estamos. “Feng” es agua y “Shui” viento, ambos elementos forman parte del cosmos y microcosmos, y de los dos eventos naturales hermosísimos como son la energía positiva y negativa que benefician al hombre en su conjunto de vida ante la búsqueda del equilibrio perfecto”, dice Martha Bermúdez, Instructora del Feng Shui y Médico Naturista.

La dinámica del Feng Shui, se utiliza para ampliar la estabilidad, la armonía, los conocimientos, la espiritualidad y el espacio, detalló Bermúdez, quien aclaró que este no transciende al espiritismo como muchos creen. “Su enfoque es de equilibrio netamente armónico con el yo interno, principalmente, para luego exteriorizarlo a cada uno de esos espacios que forman parte del día a día, como el hogar, el trabajo, el negocio o la empresa”, refirió.

Según la instructora, el Feng Shui, no es un objeto que debe colgarse en una esquina de la casa, sino más bien un arte de medidas, de amplitud y de mapas, una de las razones por lo cual muchos son los arquitectos que hoy la llevan como materia complementaria a su profesión.

“En el viejo mundo, esta dinámica milenaria es una clase introducida en la carrera de arquitectura, dado que son los que tienen el ojo y la habilidad para construir instancias de estar, con diseños únicos en estilos, colores y calidad, que parte desde la estructura hasta el tipo de material a utilizar, elementos influyentes dentro del Feng Shui”, especificó.

El mapa guía del Feng Shui

Los estudiosos y arquitectos del Feng Shui usan el mapa “Bagua”, el cual es un plano de ocho lados o un octágono que se coloca por encima del plano ya montado del arquitecto para ampliar lo que no vemos, tocamos, y todo aquello que llamamos energía, pues trabaja como si se tratase de una brújula, indicó la experta.

Los ocho lados del mapa del Feng Shui tienen que ver mucho con nuestras vidas, porque son los puntos cardinales: Norte, Sur, Este y Oeste, y los intermedios que se entrelazan con el ser humano, tales como Noreste, Sureste.

*En el Noreste están los benefactores, un lado muy específico que tiene que ver con viajes, muchos artículos que se pueden ver al abrir la puerta y que nos van a transportar a una economía más segura.

Los benefactores también están ligados a quienes nos compran un artículo, van a pagar, a quienes vamos a traer al negocio en caso de idear uno, y estos se ubican en la Bagua de forma establecida en el noreste.

*Dentro del noreste también se ubica la familia, la cual según el Feng Shui debe estar protegida en toda la extensión de la palabra intelecto, salud y armonía energética, sobre todo el matrimonio, dado que es considerado lo más consistente e importante.

El Sureste es el lado de la prosperidad, y dentro de este se utiliza la cromoterapia, que tiene que ver con el color que vamos a utilizar en los artículos del hogar, ya sean suaves o intensos, para que dentro del trigrama haya armonía absoluta. “Los trigramas son líneas específicas, las cuales nos ayudan a saber las medidas de un objeto, así como nuestro espacio para construir”, agregó.

El reconcomiendo de la fama, el profesionalismo, el amor, el matrimonio, los hijos y la creatividad se encuentran dentro de estos ocho lados, los cuales se conjugan armónicamente según la energía que cada ser humano posee.

 

Los ciclos del equilibrio

Dentro del arte de decorar y de llenar un espacio de color con la energía del Feng Shui, existen tres ciclos que deben ser atendidos con determinación personal para mantenernos en completo equilibrio, como es el Productivo, Destructivo y el Agotador.

El productivo. Quienes optan por las dinámicas del Feng Shui deben construir la creatividad, productividad, crecimiento, la abundancia, para que todo sea ganancia en los lados del octágono que requiere de estas vibraciones cósmicas.

Destructivo. El desequilibrio energético es, sin duda, el que hace caer a las personas en este ciclo, sin embargo, este permite la reflexión sobre lo ocurrido para remontarse a la creatividad y alcanzar nuevamente la productividad de forma más segura.

Agotador. A este ciclo es al que nunca se debe llegar, pues es la muerte de la inspiración para salir adelante, más que para pensar en el fracaso, arrastrando el hecho de la muerte. Se puede llegar aquí y levantarse, pero las posibilidades son mínimas, considerando que la autoestima ha llegado al límite y el famoso “NO PUEDO”.

5 consejos que no debemos olvidar del Feng Shui

Las personas --en especial las parejas--, antes de entrar a todo lo que conlleva el Feng Shui, deben hacer una limpia personal, practicar el autoperdón, un autoanálisis consciente y reacomodar nuestro espacio íntimo con colores “palo rosas” que se distinguen entre los violetas, con un destello rosa, pero nunca fucsia.

La cama no puede estar nuca frente a una ventana porque se van las energías, la cama siempre debe estar contario a esta. Ni la cabeza ni los pies deben estar dirigidos a las ventanas, dado que las personas en su mayoría suelen despertar con mucho cansancio o malestares en el cuerpo.

Usar las herramientas curas del Feng Shui como los cristales y el bambú, en sus diversos tonos, negro, rosa y blanco que son originales.

El baño debe tener estabilidad, porque a través de este, todos los días las personas depuramos energías. Nunca debe haber goteos o tubos malos, los humedales en el mismo no son buena señal para las energías.

En la entrada de las casas se deben colocar espejos en forma de Bagua u octágonos para repeler las malas vibras de las personas malintencionadas. Los espejos no son recomendados dentro de las habitaciones pues estos roban nuestras energías mientras dormimos.

 

Tome Nota:

Taller de Feng Shui con enfoques varios que transcienden a la felicidad del diario vivir desde nuestro espacio, casa, trabajo o negocio.

Lugar: Cooperativa Tininiska

Dirección: Colonia Centroamérica, del triángulo 1 cuadra arriba, 1 ½ al sur casa J-640.

Fechas: viernes 16 y sábado 17 de noviembre.

Valor: 500 córdobas

Contacto: 22787835

Crédito

Martha Bermúdez, médico naturista e instructora de Feng Shui de la Cooperativa Tininiska.