•  |
  •  |

China tiene un calendario muy particular y colmado de tradiciones y costumbres. Este es de tipo lunisolar, a diferencia del gregoriano, utilizado en Occidente y tiene al Sol  como referencia. Se introducen 5 ciclos de 12 años regidos por animales distintivos: Rata, Toro, Tigre, Conejo, Dragón, Serpiente, Caballo, Oveja, Mono, Gallo, Perro y Cerdo.


Este corresponde al año del “Dragón de Agua”. Lleva un orden exacto y  requiere de las matemáticas para medir los tiempos y la rotación de cada animal en combinación con los cinco elementos de la fuerza vital, entre ellos: el oro o metal, madera, agua, fuego y tierra, explica Anita Huang, Consejera Económica de la Embajada China- Taiwan.


El calcular los 12 animales del Zodíaco chino por los cinco elementos asociados a la fuerza vital da como resultado 60, lo que significa que cada 60 años el calendario chino da una  vuelta completa. Es decir, para que el pueblo chino viva nuevamente El Año del Dragón de Agua, todos los animales tuvieron que haber dado la vuelta completa, pero seguramente para entonces el dragón combine con otro elemento que no sea agua, explicó la diplomática.

 
El año del Dragón de Agua o el Año Nuevo Lunar, es un acontecimiento que reúne a las familias de forma maravillosa, es tiempo de agradecer por los favores recibidos y atraer buenos augurios para el año entrante, se celebra entre enero y febrero según el almanaque  lunisolar.   


El 23 de enero de este año, la cultura china inició el año 4710. Este va cargado de poder, riqueza, sabiduría y longevidad, por ser El Año del Dragón,  mismo que según las ciencias termina el 9 de febrero de 2013, dentro de nuestra comunidad occidental.


Huang, detalla que desde tiempos ancestrales la celebración del año nuevo  inicia el primer día del primer mes lunar y dura dos semanas, cierra con un festival de  linternas, estas se elevan al cielo, cargadas de agradecimientos y deseos.
Se cree que este año tiene mucho vigor, mucha fuerza, y sobre todo, mucha  prosperidad para quien nazca en este año específicamente, una de las  razones  por lo  que la tasa de natalidad se ve afectada, pues todos quieren tener hijo dragón, agregó.


Se dice que el niño bajo la fuerza del dragón es considerado muy talentoso, libre, inteligente, agradecido, capaz, trabajador, bondadoso, virtuoso en todas sus ideas y proyectos de vida. “El dragón es considerado el más afortunado de los animales del Zodíaco, ya que todos apuestan a tener la determinación que este singular animal imaginario propio de la cultura china posee”, indicó la diplomática.
Es importante resaltar que  El Festival del Año Nuevo Lunar, desde siempre ha sido muy aprovechado por la sociedad agrícola o el campesino que día a día trabaja la tierra en los cultivos de arroz, café, trigo, etc.


Este año la fuerza humana china doblegará su esfuerzo, producto de la energía que trae consigo El Dragón en combinación con el agua.


El Dragón al ser combinado con elemento agua  para los chinos significa un año prometedor, perfecto para hacer cambios en pro del medio ambiente, pues se mantiene la creencia que  el vital líquido aporta a la fluidez de  los múltiples valores de vida del ser humano y la presencia del dragón  aporta estabilidad en cada uno de ellos.


El Feng Shui juega un papel importante dentro de este año, pues sus dos fuerzas, el bien y el mal mejor conocido como  el “Yin y el Yang”, tienen su efecto al equilibrar los signos del calendario con los cinco elementos de la fuerza vital, pues su principal misión es armonizar y revitalizar de energía al hombre.
 
Créditos
Anita Huang, Consejera de Economía Embajada China Taiwan