•  |
  •  |

La meditación diaria regular es la forma de construir y reforzar la conciencia espiritual, experimentar las cualidades positivas naturales del alma, y lograr liberarse del miedo. Para mejorar este proceso es imprescindible que el estilo de vida exterior sea un complemento fundamental para el crecimiento espiritual y contribuya a fomentarlo.

Una vida espiritual enriquecedora se basa en cuatro pilares:

La práctica diaria de la meditación o el yoga

El estudio regular de cuestiones espirituales

Las relaciones espirituales y las responsabilidades atendidas

El servicio a la humanidad

La práctica de la meditación diaria

La meditación o el yoga diario facilitan los medios para profundizar, descubrir y reconectar con el propio yo y con Dios. Las prácticas espirituales proporcionan el alimento cualitativo necesario para la mente y el intelecto, las dos facultades básicas del alma.

Las relaciones y las responsabilidades espirituales

Mediante la experiencia de la conciencia de alma, los demás se reconocen como seres espirituales y nace un sentimiento de hermandad. Si superamos las barreras de color, sexo y religión, las relaciones serán más fluidas y gratificantes. El intercambio de respeto y amor espiritual se convierte en la base de la interacción.

La espiritualidad no es una vía de escape de las responsabilidades de la vida. Eres responsable de tu relación con las personas más cercanas a ti: la familia, los colegas y los amigos, y es justamente en estas relaciones donde quedará probada y fortalecida tu capacidad de aplicar el aprendizaje adquirido en materia de cuestiones espirituales.

La ayuda espiritual

El hecho de encontrar una forma adecuada de utilizar tu poder espiritual y comprensión en beneficio de los demás en una comunidad más extensa, también es una manera de favorecer el propio crecimiento personal. La ayuda espiritual tiene lugar en muchos estadios: por ejemplo, al transmitir vibraciones de paz en el ambiente y al contribuir a que los demás aumenten la conciencia de sus propias cualidades espirituales por medio de buenos deseos y sentimientos puros.

La dieta vegetariana

La dieta debe ocupar un lugar destacado. Una dieta vegetariana es especialmente beneficiosa a fin de incrementar la claridad, la concentración y el planteamiento sutil que exige la evolución espiritual.

Si comprendemos el poder y la calidad de los pensamientos y las vibraciones, también prestaremos especial atención a la calidad de nuestra conciencia y en cómo nos preparamos para ingerir los alimentos.

La relajación física y mental

Es tan importante proporcionar reposo y relajación al cuerpo como a la mente. El cuerpo no se relajará si la mente no está relajada, a pesar de que cabe la posibilidad de que la mente se relaje aunque el cuerpo esté enfermo o haya sufrido algún daño. La meditación es un importante método de auto sanación.

El ritmo y el grado de las actividades de relajación física dependen de tu metabolismo personal, así como de tus responsabilidades profesionales y familiares. Sin embargo, hace mucho tiempo que se ha constatado que el período más eficaz durante el día para poner en práctica la meditación y el desarrollo espiritual es a primera hora de la mañana, antes de que empiecen las actividades rutinarias del día.

Fuente: bkwsu.com