•  |
  •  |

Ser portador de buenas nuevas es la actitud de un ciudadano ejemplar y positivo. Un día salieron de paseo la mosca y la abeja. La mosca fue de basurero en basurero y recogía millones de microbios en sus patas y los depositó en los alimentos de la familia, infectándolos a todos. La abeja en cambio, iba de flor en flor recogiendo polen y néctar, y fue esparciendo fecundidad en las plantas y trajo rica miel para los humanos.

Así, cada mañana hay personas “moscas” que buscan en la prensa, en la radio, en el barrio, en el lugar donde habitan, lo triste, lo mafioso, lo que oprime, lo que molesta y lo cuentan a los demás, llenando el ambiente de ponzoña e inquietud. En cambio otros recogen lo positivo, lo que anima y de ello hablan, llenando el ambiente de alegría y paz.

A veces oímos a la gente decir: “traigo buenas noticias”. Esto llama la atención de todos, y no solo llama la atención sino que agrada a la gente, produce entusiasmo, favorece la digestión y proporciona sueño pacífico. Haga conversaciones positivas en la familia, con los amigos: hable de lo bonito de las relaciones laborales, de su buena condición de salud, de cómo organizar en positivo la economía familiar, de los avances en materia ambiental y urbanístico de la ciudad donde vive. En fin llene su mente de lo que alegra y no entristece.

Una palabra amable vale más que mil regalos

Que lo estimen importante es uno de los deseos más fuertes y constantes de las personas. Demuéstreles a los demás que lo consideran importante, que son personas que valen mucho. Le retornarán este favor amándolo más y demostrándole a su vez estimación. No sea jamás de esas personas que van diciendo con su trato despectivo: “usted no es nadie, no tiene importancia, no significa absolutamente nada para mí”. Esas personas que no se interesan por los demás, son las que cosechan todos los fracasos en su trato con la gente.

Muchos miran a otra persona y piensan: “no puede hacer nada por mí, luego no es importante”. Eso es egoísmo rastrero y miserable. Haga que la otra persona se sienta importante. Este es un secreto fabuloso para el éxito social. Cuando usted ayuda a los demás a sentirse importante, se está ayudando usted mismo porque ellos le devolverán su actitud y lo considerarán también importante a usted.

La gente necesita estar segura de que está haciendo buena labor. Que es importante. Por eso no crea en prodigar alabanzas debe hacerse solo en grandes circunstancias. No pierda tiempo clasificando a las personas importantes y en no importantes, todas lo son. Si las clasifica como de segunda clase, obtendrá efectos de segunda clase. La alabanza es poder, difúndala entre los demás. Salomón decía: “una palabra amable vale más que mil regalos”.

 

Tome nota:

* Textos de estudio de la profesora PENELOPE.

(Código 95703, Profesional School, Miami FL) Parapsicóloga especialista en la interpretación del tarot y las cartas de los ángeles. Terapias alternativas para tu control mental y mejorar tu calidad de vida. Consejería en tus problemas laborales, de negocios y sentimentales. Atención a parejas sentimentales en conflicto Atiende de lunes a sábado de 9 de la mañana 5 de la tarde, previa cita. Teléfonos: 2255-3586 / 8938-0153, Managua.