•  |
  •  |

El hacha permite cortar las maldiciones ya sean efectuadas por personas o caídas de la naturaleza.

Las hachas de piedra son usadas con frecuencia en ceremonias y ritos de videntes y psíquicos, para cortar maleficios hereditarios. En zonas rurales existen también ceremonias en las que se utilizan hachas en medio de bailes rituales e invocaciones para enfrentar “maldiciones naturales”, como la tormenta de granizo que destruye las cosechas.

Ritualmente, el hacha de piedra es muy empleada también en cultos afroamericanos como el umbanda y otros. De hecho, es un símbolo de “Shangó”, poderoso dios africano, equivalente al Dios del Trueno.

La herradura

La herradura data desde tiempos antiguos, es símbolo de objetos portadores de la buena suerte.

La que se ha visto siempre como la más propicia y de mayores poderes fue y es la herradura de siete clavos (probablemente por el valor y las implicancias místicas, religiosas, espirituales y herméticas que posee el número 7).

Es esta la herradura que en numerosas zonas de distintas partes del mundo se encuentra colgada en la entrada de los ranchos o las casas campestres. Puede ser colocada en el frente, justo sobre la puerta y con las dos puntas hacia el suelo, o directamente colgada en la puerta misma (como es costumbre en las zonas campesinas de Brasil).

Utilizadas de esta manera, actúa como barrera protectora de malos augurios y ondas negativas en general. Para el mal de ojo en particular, la herradura debe estar clavada directamente en el umbral de la puerta.

Encontrar una herradura usada y herrumbrada es signo de que alguna buenaventura está por sucederle al que la halló.

La persona que tenga esta suerte debe recoger la herradura y conservarla guardada entre sus posesiones íntimas, en un lugar donde también guarde recuerdos queridos.

La herradura tiene también una clara connotación sexual

Freud (el maestro del psicoanálisis), ha escrito que la herradura produce exactamente los contornos del orificio sexual de la mujer. En este sentido, un dije con forma de herradura que un hombre lleve colgado al cuello le servirá de amuleto contra la mala suerte relacionado con lo sexual. No hay noticias o información acerca de la utilización de este amuleto por parte de las mujeres.

Cura de alumbre

En el norte de Argentina hay una fórmula conocida como “cura de alumbre “para remediar la mala suerte provocada por la acción de una maldición echada sobre una persona. Una vez que alguien ha comprobado (mediante el tarot, videncia o algún otro método exploratorio), que es víctima de lo que vulgarmente se denomina “trabajo de magia” que está trabando su suerte e impidiéndole salir adelante, puede acudir a esta cura. Consiste en pasarse por la zona del plexo solar un trozo de alumbre cristalino envuelto con un trapo, lo cual tiene como efecto “quemar” el mal y a la vez hacer que este vuelva a la persona que lo envió. El procedimiento puede y debe hacerse en forma individual, sin participar a nadie de su realización para obtener rápida eficacia.