• |
  • |

Regresar al punto de gestación, cuando nuestra mamá nos tenía en el vientre, podría parecer imposible. Muchos suponen que un bebé en el vientre no tiene sus cinco sentidos desarrollados como para razonar. Sin embargo, cada ser humano posee un historial de vida, y no cabe duda de que ese empieza desde el día en que es concebido. Si bien es cierto no lo podemos recordar tan fácil como lo que hicimos cuando teníamos cinco años, por ejemplo, sí está almacenado en nuestra memoria, solo que se encuentra bloqueado por falta de una técnica metamórfica.

Que nuestro cerebro sufra una metamorfosis no es malo, por el contrario, es una forma de conocernos o, bien de pronosticar un estilo de vida casi efectivo.

Lo metamórfico

Esto ocurre cuando se da una transformación en la vida del ser humano, sea para bien o para mal, pero casi siempre estos cambios apuntan al amor, dada la composición de la palabra “Met-amor-fico, explicó Rosa Argentina Campos, psicóloga experta en métodos metamórficos.

Hablar de metamorfosis es igual a hacerlo de esos cambios posibles que las personas pueden tener, sea por la estimulación de los puntos energéticos que se encuentran en el cuerpo, o bien por una decisión propia basada en un recuerdo desbloqueado a través del método metamórfico, aseguró la psicóloga.

Método

El método metamórfico consiste en desbloquear esos posibles traumas, momentos o situaciones emocionales que afectaron al ser humano durante el embarazo, dice Campos, experta en el tema. Si el embarazo fue tranquilo, lleno de amor, o en el peor de los casos, se vivió bajo estrés, así como el parto, es posible que así sea el resultado de vida de una persona, aunque hayan transcurrido los años, agregó.

Este método metamórfico se aplica en el arco del pie de las personas con pequeños toquecitos, para acceder a esa memoria celular que posee todo ser humano, la cual los lleva a hacer una regresión de memoria almacenada en el cuerpo, que parte desde el momento de la gestación, específicamente.

Según la especialista, los estudios descubiertos por Robert John, médico británico naturópata y reflexólogo, dicen que algunos puntos del pie están estrechamente relacionados con la reflexología podal, y que al ser estimulados estos se activan los nervios de la columna vertebral. Pero también refiere que hay ciertos puntos meridianos ubicados en el arco del pie que están vinculados con todos los procesos de gestación, embarazo, parto y nacimiento de los seres humanos.

Además, la psicóloga enfatizó en que esta forma de estimular el cuerpo trabaja todos los aspectos mentales, la planificación a nivel emocional y la determinación con el entorno, la parte física del cuerpo, la capacidad de acción y la actividad que todo ser humano desarrolla en la vida, tanto niños como adultos y de la tercera edad.

La metamorfosis en los niños

Este tipo de estimulación que se hace efectiva a través del arco del pie y del arco de la mano, que parte del dedo gordo a la muñeca, es apta para todo tipo de pacientes, niños, adolescentes, jóvenes, adultos y de la tercera edad, pero es más frecuente y solicitada para la estimulación en niños, con el fin de tratar algunos problemas de hiperactividad, subrayó.

Los niños con problemas de hiperactividad, Síndrome de Down y parálisis, entre otros trastornos, suelen tener una reacción terapéutica más rápida con este método que cuando la estimulación se hace a través de la Reflexología Podal, dado que esta última tiene un recorrido por los nervios de la columna vertebral, y luego manda el mensaje al cerebro, y la metamorfósica va directa a la memoria celular, expresó.

Hay quienes creen que los pequeños no se estresan, pero están equivocados, muchos de estos sufren estrés, sea por ese recuerdo bloqueado durante su estadía en el vientre de la madre, por las exigencias de la escuela, por limitaciones económicas o por ausencia del padre, entre otras razones, resaltó.

De ahí la importancia de estimular a nuestros hijos mediante técnicas o métodos relajantes que parezcan divertidos, para resolver esos conflictos que los invaden a nivel físico y sentimental, advirtió la doctora.

La gestación es tan importante como el parto

Si una mujer lleva un embarazo seguro, tranquilo, amoroso, de calidad, saludable, eso mismo tendrá el bebé cuando se asome al mundo, dado que estos sienten las reacciones nerviosas que las madres tienen en su entorno durante la gestación, un proceso natural que da pautas a los recuerdos almacenados, puntualizó la psicóloga.

En cambio, si el entorno no fue de lo más favorable, toda esas afecciones emocionales y físicas que recibió la madre durante la gestación del bebé, repercutirán en el corto, mediano y largo plazos, sin lugar a dudas, sin importar si este pequeño avanza a la adultez, simplemente porque ese bloqueo que empieza a raíz de la gestación y el nacimiento, aumentó.

La experta destaca que muchas de las situaciones vividas durante el embarazo pueden activarse en cualquier momento de la vida de la persona, se reactivan como recuerdos pendientes por cerrar en nuestras vidas, en caso de que estos no hayan sido llenos de amor.

Si los padres están bien, los hijos también lo estarán. Una de las razones fuertes por la cual la psicóloga promueve este tipo de terapias en los padres, es, en primera instancia, para que puedan aplicarlas a sus hijos pequeños, sobre todo porque es un método fácil y seguro que el mismo padre de familia puede hacer efectivo.

La primera terapia es para los padres, la segunda para los niños, y la tercera los padres deben realizarla a sus niños, agregó.

* Créditos

Rosa Argentina Campos, psicóloga y experta en Método Metamórfica, de la Cooperativa Tininiska, ubicada en la Colonia Centroamérica. Teléfono: 22787835

Técnicas de estimulación y lo que provocan

Cuando se estimulan los puntos se debe empezar por el pie derecho y luego pasar al izquierdo, con el fin de hacer el equilibrio del cuerpo más armonioso.

* La punta del dedo gordo es el lugar de partida para dar pequeños toquecitos alrededor de él. No es una técnica de masaje, simplemente son toques con la yema de los dedos sobre esta superficie, los que estimulan la denominada zona de la preconcepción, es decir, el sentimiento antes de concebir a un bebé.

* Con pequeños toques se baja poco a poco al cuello del dedo gordo y el área del juanete, sin salirnos del arco. Los toques trabajan la concepción o el período de la gestación.

* Sin dejar de dar pequeños toquecitos llegamos al punto medio del pie para estimular la posconcepción.

* Asimismo, hay que llegar a la parte intermedia del talón que permite la estimulación del prenacimiento que tuvo el paciente.

* Llegar al talón es lo último, siempre con pequeños toques para trabajar la zona de lo que fue el nacimiento.

La duración de los toques en los niños debe ser de 10 minutos en cada pie, dado que están más libres de pensamientos, en comparación con los adultos, quienes deben tener una sesión de 20 minutos en cada pie, para llegar a todas esas capas o máscaras que lo envuelven tras los pasos de la vida.

En los adultos, los toques se extienden hasta el marco de la cara. Primero, el arco del pie, luego el marco de las manos, y, por último, el contorno del rostro, con el fin de hacer más profunda la estimulación. A los bebitos, niños y adolescentes solo se les debe aplicar en los pies.

Es importante destacar que estos toques estimulantes de la memoria pueden ser aplicados en personas de la tercera edad, considerando que el cuerpo físico es una memoria donde se almacena cualquier cantidad de recuerdos.

Estas técnicas no solo trabajan con esos puntos energéticos, sino que también con sus propios temores o estrés acumulados, reacciones que salen a flote sin necesidad de que la experta pregunte o indague sobre la vida del paciente, pues según los especialistas, ellos son simple acompañantes y estimuladores.